Sur de la Florida

Agresor sexual acusado de aprovechar su trabajo en Fort Lauderdale para violar a niños

Adam Goldberg.
Adam Goldberg.

Una compañía de administración de propiedades del sur de la Florida fue demandada por presuntamente haber empleado a un delicuente sexual convicto que en la actualidad está acusado de aprovechar su trabajo como administrador de una propiedad para abusar de tres menores de edad.

Una madre, cuyo nombre no se reveló para proteger a su hijo, dijo haberse percatado de cambios importantes en la conducta de su hijo después que Adam Goldberg, el administrador de la propiedad, empezó a visitar la casa de la familia.

Goldberg “tenía acceso a la casa cada vez que quería, y entraba a arreglar cosas cuando se le ocurría”, dijo la mujer. “Mi hijo había sido un estudiante con honores tres años seguidos, pero después de su relación con Goldberg, sus calificaciones comenzaron a bajar tremendamente. Se metió en problemas”.

Las familias presentaron una demanda contra AAJ 8-1, LLC., una compañía de administración de propiedades de Fort Lauderdale.

Su dueño, Jerome Stern, contrató a Goldberg en 2011, el mismo año que fue puesto en libertad de la cárcel tras cumplir cinco años por posesión de pornografía infantil.

Las familias le preguntaron a Stern por qué había contratado a un agresor sexual.

“La respuesta que nos dieron fue que la familia del dueño de la compañía tenía un hijo, Adam Goldberg, que estuvo preso por algo relacionado con pornografía, pero que ya todo formaba parte del pasado y era un buen muchacho que necesitaba trabajar”, dijo Christopher Marlowe, el abogado de las familias.

Según Marlowe, durante el tiempo que Goldberg estuvo empleado conoció a tres niños, cuyas edades van desde los seis a los 14 años.

Al parecer, Goldberg les hizo regalos y les dio boletos para eventos deportivos.

En la demanda se señala que Goldberg se las arregló para atraer a cada niño a su casa, ubicada en la calle 97 y la avenida 31 del noroeste, donde drogó a algunos de ellos y los agredió sexualmente.

Las madres esperan que su historia sirva de advertencia a los administradores de propiedades para que no contraten agresores sexuales para puestos de confianza. De igual modo, quieren que se utilice para recordarle a los padres, y a toda la comunidad, nunca bajar la guardia.

“Uno piensa que lo ha visto todo, pero no es así. Las cosas pueden ser peores. Y el hombre que tiene las llaves de su casa podría violar a sus hijos”, dijo Marlowe.

  Comentarios