Sur de la Florida

Despiden a policía de Sweetwater por rol en encubrimiento de accidente de tránsito

Imagen de una cámara de tránsito que muestra el momento en que el policía es embestido por una camioneta en la intersección de la Calle Flagler y la Avenida 107 del Suroeste, el 17 de febrero del 2015.
Imagen de una cámara de tránsito que muestra el momento en que el policía es embestido por una camioneta en la intersección de la Calle Flagler y la Avenida 107 del Suroeste, el 17 de febrero del 2015.

El castillo de naipes que constituía un elaborado plan para encubrir la culpabilidad de un policía de Sweetwater que causó un accidente de tránsito continúa desmoronándose.

Orlando López, actual alcalde de la ciudad, aprobó el martes el despido del teniente Rafael Castro por “falsedad, manipulación de un documento público, y conducta impropia de un oficial”, según una copia del memorándum dirigido al jefe del departamento de policía.


La medida es parte del resultado de una investigación que se generó luego que la grabación de un semáforo revelara que el oficial Alejandro Ramos no frenó en la intersección de la Calle Flagler y la Avenida 107 del Suroeste cuando se dirigía a la escena de un incidente en febrero del 2015 -- pero el reporte de la Patrulla de Carreteras (FHP) decía lo contrario.

Giobel Díaz González, el conductor de la camioneta impactada por el entonces agente, había sido hallado culpable y multado por el incidente.

Ramos, de 32 años, fue arrestado el 18 de abril y enfrenta cargos de conducta descuidada por un funcionario público. El ex oficial salió bajo fianza y espera por una audiencia ante un juez el 18 de mayo, según récords públicos de la corte de Miami-Dade.

La grabación de los semáforos dada a conocer el 27 de julio del 2015 muestra que el oficial Alejandro Ramos nunca se detuvo, y ni siquiera parece reducir la velocidad tras pasar la luz roja. Se estima que el policía conducía a unas 50 millas por h

Las reglas del Departamento de Policía de Sweetwater indican que incluso durante una emergencia y aunque tengan las luces prendidas, los patrulleros deben detenerse completamente antes de proseguir en el cruce de dos calles.

La grabación de los semáforos dada a conocer en julio del 2015 muestra que Ramos nunca se detuvo, y ni siquiera parece reducir la velocidad tras pasar la luz roja. Se estima que el policía conducía a unas 50 millas por hora (en una zona de 40 millas por hora) al momento del accidente.

En la carta de despido, el alcalde López dijo que el teniente Castro intentó en varias ocasiones aprobar la evaluación de un oficial subordinado (Ramos) a pesar de que se le había ordenado “claramente” que no se involucrara en el tema ya que Ramos formaba parte de una investigación criminal.


“Aún así, el Tte. Castro le ordenó al Sgto. Benito Domingo que reescribiera la evaluación y la entregara”, lee la carta de López al director de la policía, Plácido Díaz.

Además, una reprimenda escrita en abril del 2016 dice que Castro “estaba al tanto de los temas alrededor del incidente todo el tiempo y falló en traer acciones correctivas para resolver el tema”.

Díaz le dijo a el Nuevo Herald durante una entrevista el 19 de abril que estos son incidentes que ha heredado del director anterior, Jesús “Jesse” Menocal.

“Esto ocurrió durante la administración previa donde la norma era tapar los incidentes, una tragedia como esta cayó en la manos de nosotros”, dijo Díaz.

Siga a Sergio Cándido en Twitter: @sncandido

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios