Sur de la Florida

Conductor es acusado de abandonar el lugar de accidente tras atropellar a ciclistas en Key Biscayne

El parabrisas del Volkswagen Jetta de color gris del 2014 sufrió dos grandes abolladuras, lo que indica que los ciclistas fueron impactados lo suficiente para ser lanzados al aire. Walter Michot-Miami Herald
El parabrisas del Volkswagen Jetta de color gris del 2014 sufrió dos grandes abolladuras, lo que indica que los ciclistas fueron impactados lo suficiente para ser lanzados al aire. Walter Michot-Miami Herald Miami

Un estudiante universitario de Key Biscayne fue arrestado y acusado de conducir en estado de embriaguez y de homicidio culposo luego que según la policía atropelló a dos ciclistas en Crandon Boulevard en las primeras horas del miércoles, dándole muerte a uno e hiriendo seriamente al otro. Tras el choque, el automovilista escapó del sitio del accidente.

Alejandro Alvarez, de 21 años, estudiante de la Universidad de Maryland, dijo posteriormente que había estado toda la noche fiestando en un club de Miami Beach, y se entregó a las autoridades después de pensar dos veces lo que acababa de hacer, informó la policía de Miami-Dade en un reporte del arresto que dio a conocer el miércoles por la noche. Alvarez regresó al lugar de los hechos unos 20 minutos más tarde, y “llorando histéricamente” admitió haber arrollado a los ciclistas, dijo la policía.

Uno de los ciclistas, Walter Reyes, de 50 años, y directivo del sur de la South Florida de la firma de bienes raíces Keyes Company, fue declarado muerto donde sucedió la colisión, que tuvo lugar a las 5:22 a.m. en la parte en dirección sur de la carretera, a aproximadamente media milla después de pasar la marina de Crandon Park. El otro ciclista, Henry Hernández, abogado de Coral Gables, fue llevado al Hospital Mercy en estado grave.

De acuerdo con la policía, Reyes y Hernández iban por la senda para bicicletas donde la vía hace una curva hacia la villa de Key Biscayne cuando Alvarez pasó a otros vehículos, se metió en la la senda para bicicletas e los impactó a los dos. Alvarez, quien dijo que estaba mirando su teléfono iPhone para cambiar una canción cuando se avalanzó sobre los ciclistas, le declaró a la policía que “se asustó” y se dirigió a su casa, localizada en Harbor Drive en Key Biscayne.

El parabrisas del Volkswagen Jetta de color gris del 2014 sufrió dos grandes abolladuras, lo que indica que los ciclistas fueron impactados lo suficiente para ser lanzados al aire. La hierba de la derecha de la ruta tenía marcas de neumáticos, lo que señala que el conductor se salió del pavimento antes de huir del lugar, dejando a los ciclistas tirados en el suelo.

Las bicicletas de las dos víctimas tenían luces en el frente y atrás, como lo exige la ley cuando se monta en bicicleta tras caer la noche. Las luces traseras de la bicicleta Cannondale de Reyes todavía destellaban horas después del accidente mientras la policía investigaba.

Reyes es el tercer ciclista que muere atropellado en un incidente en que el chofer culpable se da a la fuga en camino a Key Biscayne —la más popular ruta para ciclistas de todo el Condado Miami-Dade— en cinco años.

“Es una verdadera tragedia”, dijo el arquitecto de Miami Bernard Zyscovich, quien no ha cesado de hacer campaña ante funcionarios condales para apurar las mejoras para ciclistas y peatones en el viaducto Rickenbacker desde la muerte en el 2012 del atleta y empresario Aaron Cohen ocurrida en el puente William Powell. “Es algo muy frustrante. Si gastáramos algún dinero, se podría solucionar enseguida. Tenemos que exigir que se tome una acción cuanto antes”.

El tramo de Crandon Park donde Reyes y Hernández fueron atropellados desde hace largo tiempo lleva programado hacer arreglos que ampliarían la senda de las bicicletas y estrecharía los dos carriles para automóviles, de modo que los automovilistas tengan que reducir la velocidad al aproximarse allí. Algunos activistas han pedido incluso la construcción de una barrera física, como una pared baja, para así proteger a los ciclistas en la vía.

Sin embargo, los trabajos se han demorado por la reconstrucción de emergencia del puente Bear Cut el año pasado, y ahora se supone que las labores continúen al inicio de la próxima primavera, según funcionarios de obras públicas del condado.

El alcalde Miami-Dade Carlos Giménez dio a conocer una declaración el miércoles tras el fatal accidente donde le expresa sus condolencias a la familia de Reyes y se compromete a terminar las mejoras de seguridad en el viaducto.

“Quiero reiterar que la seguridad de nuestros peatones, ciclistas y público en general es nuestra importancia más grande y una de nuestras prioridades en el transporte”, dijo Giménez en su declaración.

La policía acusó a Alvarez de abandonar el lugar de un accidente automovilístico donde hubo un muerto y un herido grave, de conducir en estado de embriaguez, de homicidio culposo y de lesionar seriamente a una segunda persona.

En el informe del arresto, la policía señaló que Alvarez tenía un fuerte olor a alcohol, hablaba con la lengua enredada, tenía los ojos inyectados en sangre y “lloraba histéricamente” cuando volvió al lugar de los hechos. Allí se le acercó a un agente de la policía de Key Biscayne y le dijo: “Yo fui el que se vio envuelto en el accidente”.

Sin embargo, Alvarez negó haber estado bebiendo y, tras fallar una prueba de sobriedad, se negó a permitir dar una muestra de sangre, aunque los rescatistas tomaron varias muestras luego de obtener una orden para hacerlo. Cuando fue llevado a la comisaría, Alvarez dijo que había estado en un club de Miami Beach hasta las 4:30 a.m.

La Ley Aaron Cohen, aprobada el año pasado por la Legislatura de la Florida, impone una sentencia mínima de cuatro años de cárcel para aquellos conductores que abandonen el lugar de un accidente automovilístico donde haya una víctima fatal. De igual modo, hace más severa la sentencia sentencia mínima de dos años de cárcel para el conductor que maneje embriagado y escape de un choque fatal.

Ambas leyes se podrían aplicar a Alvarez en el accidente del miércoles.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios