Sur de la Florida

Atrapan y sacrifican un oso de 740 libras en el centro de Florida

El oso negro de 740 libras es el mamífero de mayor peso nunca antes sacrificado en este estado, según expertos de Comisión para la Protección de la Florida y la Fauna.
El oso negro de 740 libras es el mamífero de mayor peso nunca antes sacrificado en este estado, según expertos de Comisión para la Protección de la Florida y la Fauna. AP

Un oso negro de 740 libras que merodeaba desde hacía más de un mes por un vecindario de Longwood, en el centro de Florida, fue atrapado y sacrificado por las autoridades, que señalaron que se trata del mamífero de mayor peso nunca antes matado en la península floridana.

Este oso negro supera en más de 100 libras el peso de otro mamífero que fue atrapado en el 2013 en Paisley y rondaba las 620 libras, recogió el diario digital Orlando Sentinel.

Según la Comisión para la Protección de la Florida y la Fauna (FWC), el animal probablemente alcanzó un peso tan excesivo alimentándose de los desperdicios almacenados en cubos de basura y contenedores, y no a base solo de frutos secos y del bosque, que son alimentos habituales en su dieta.

Los residentes del barrio de esta ciudad cercana a Orlando se habían quejado en meses pasados a las autoridades de la presencia del oso en las calles.

La intervención de agentes del FWC en la captura y sacrificio del oso se produce después de que dos mujeres residentes en el condado de Seminole y un adolescente de la zona del Panhandle resultaran heridos por ataques de osos en los últimos meses.

Leah Reeder, de 15 años, fue atacada por un oso negro en diciembre pasado en Eastpoint, en el noroeste de Florida, y salvó su vida probablemente gracias a hacerse pasar por muerta mientras permanecía tendida en el suelo.

Los expertos en comportamiento de osos advirtieron que echar a correr o dar la espalda a estos mamíferos es lo peor que se puede hacer, ya que despierta su instinto depredador.

Y en abril pasado, agentes del FWC abatieron a siete osos desde que una mujer fuera atacada en el garaje de su casa en Carisbrooke, en el condado de Seminole.

El FWC estudia en estos momentos el aumento de la población de osos, que en la década pasada rondaba los 3.000 pero que en años más recientes se ha incrementado de forma considerable, destacó el rotativo digital.

“Hemos llegado a un punto en el que hay demasiados osos y demasiadas personas interactuando” en la Florida, señaló un portavoz del FWC.

  Comentarios