Sur de la Florida

Choferes de taxis Uber piden que legalicen el servicio en Miami

Choferes de la compañía Uber realizan una protesta en downtown Miami el viernes, para exigir que su servicio sea legalizado en el condado Miami-Dade. John Busto, centro, miembro de New Vision Taxi Drivers Association, lee un comunicado durante el evento.
Choferes de la compañía Uber realizan una protesta en downtown Miami el viernes, para exigir que su servicio sea legalizado en el condado Miami-Dade. John Busto, centro, miembro de New Vision Taxi Drivers Association, lee un comunicado durante el evento. el Nuevo Herald

Unos 50 choferes de la compañía Uber protestaron este viernes frente al centro gubernamental de downtown Miami para pedirles al alcalde y a la Comisión de Miami-Dade que legalicen este servicio de transporte en el condado.

“Les pedimos a los comisionados que nos protejan, tanto a los conductores como a nuestros pasajeros, contra las tácticas abusivas y engañosas de Uber y de compañías similares”, dijo John Busto, miembro del sindicato de taxis New Vision Taxi Drivers Association, durante un paro de 24 horas realizado por los trabajadores.

Uber es una empresa con sede en San Francisco que proporciona a sus clientes una red de transporte a través de una aplicación móvil, conectando a pasajeros con conductores de vehículos registrados en su servicio.

La compañía funciona en 54 países; incluyendo en metrópolis como Nueva York, París, y Tokio. El sistema se introdujo en Miami en junio del 2014. Desde entonces, varios taxistas y personas desempleadas han optado por trabajar para Uber debido a la creciente popularidad de la aplicación móvil entre los consumidores.

Uber les permite a los taxistas la posibilidad de independizarse de los dueños de las compañías de taxis, donde muchas veces se ven obligados a arrendar vehículos por un costo de hasta más de $700 a la semana, ya que pueden usar sus propios coches.

Para Jaclyn Schoenholz, una mujer de 36 años y residente de South Beach, el servicio es la única forma de poder ahorrar mientras espera el nacimiento de su primer hijo.

“Mi novio me dejó. Estoy trabajando duro para ganar dinero para mi bebé y para mi, pero no hay muchos trabajos que una embarazada pueda hacer”, dijo Schoenholz, quien espera que su bebé nazca alrededor del 12 de abril. “En este trabajo puedo estar sentada, sin tener que hacer esfuerzos que afecten mi embarazo”.

Pero el hecho de que Uber no esté regularizado a nivel condal afecta de forma negativa a sus trabajadores.

Autoridades de transporte del condado han multado con hasta $2,000 a choferes de Uber y de Lift, un servicio similar, por operar vehículos sin los permisos y requerimientos apropiados. También han confiscado sus automóviles.

Además, los choferes creen que la legalización del servicio en Miami-Dade presionaría a la empresa a volver a subir sus tarifas a los precios originales del año pasado.

Desde julio del 2014 a enero del 2015, la tarifa de Uber en Miami se ha desplomado de $1.75 a 90 centavos por milla. Busto explica que si a esto se le suma la comisión que se lleva Uber por cada viaje (entre el 20% y el 28%) y el costo de mantenimiento de usar su propio vehículo como un taxi, la ganancia para el conductor es mínima.

“Con tarifas tan bajas es imposible para los choferes mantener sus vehículos en condiciones operacionales seguras y a la misma vez ganarse la vida”, dijo Busto, quien mantiene a sus dos hijos a través de la red de transporte. “Estas rebajas no son nada más que una nueva táctica de Uber para eliminar a la competencia y pasarle los costos a los choferes”.

Es precisamente por esta razón que Víctor Hornes, un taxista peruano con ocho años trabajando en el rubro, quiere que se legalice Uber en Miami.

“Los muchachos de la noche (taxistas) en la calle se quejan que les han sacado trabajo”, dijo Hornes en referencia a la competencia de Uber. “Que cobren precio de taxi en el Uber, que no se cobre ni más ni menos”.

Hornes piensa que es injusto para los taxistas e inseguro para los pasajeros que personas conduzcan de manera comercial sin ningún tipo de preparación o permiso.

En 2013, el alcalde del Condado, Carlos Giménez, presentó un plan para reescribir las reglas de transporte de Miami-Dade e incluir a este nuevo tipo de servicios, pero no obtuvo el apoyo necesario en el comité de transporte de la comisión condal para materializar las reformas.

Michael Hernández, jefe de la oficina de prensa del alcalde, dijo que Giménez buscará presentar nueva legislación este año para tratar de autorizar el servicio.

“Queremos aprobar el uso de Uber y de servicios como Uber. El código [de transporte] se escribió en los años 90, estamos en el siglo 21 operando con un código que ya no tiene sentido teniendo en cuenta las nuevas tecnologías”, dijo Hernández.

Por su parte, la empresa Uber ha contratado a cabilderos para intentar cambiar las leyes de la Florida. El condado vecino de Broward aprobó el 13 de enero la regularización de Uber y Lift.

Concluyó Busto durante el paro de conductores: “Estamos creciendo en números y ganando impulso. Continuaremos nuestras protestas e interrupciones de servicio hasta que se haga algo al respecto”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios