Sur de la Florida

La costosa saga de la alcaldía de Miami Lakes

Especial para el

El suspendido alcalde de Miami Lakes, Michael Pizzi, saluda a quienes lo esperaban a la salida del edificio de la Corte federal.
El suspendido alcalde de Miami Lakes, Michael Pizzi, saluda a quienes lo esperaban a la salida del edificio de la Corte federal. el Nuevo Herald

Miami Lakes se ha convertido en un verdadero campo de batalla político en momentos en que Wayne Slaton, actual alcalde de la ciudad, y el ex alcalde Michael Pizzi reclaman ambos ser el alcalde legal. La disputa ya ha demostrado ser costosa.

La saga se inició en agosto del 2013, cuando Pizzi fue suspendido como alcalde de la localidad tras haber sido arrestado por cargos federales de soborno. Pizzi estaba en su segundo término de cuatro años, que debía concluir en noviembre del 2016.

En octubre del 2013, después de 57 días de la suspensión de Pizzi, Miami Lakes celebró una elección especial para elegir a un nuevo alcalde. Wayne Slaton ganó.

El último episodio en la actual controversia tuvo lugar a principios de este mes, cuando un exonerado Pizzi presentó una demanda en contra de la ciudad, Slaton y Marjorie Tejeda-Castillo, secretaria de tribunales de Miami Lakes, donde exigía se le devolviera su cargo. De igual modo, Pizzi solicita pagos retroactivos por el tiempo que ha estado fuera de su empleo así como una compensación por los gastos legales que ha tenido.

Cuando Pizzi fue hallado inocente de los cargos de soborno en agosto del 2014, de inmediato trató de volver a su antiguo puesto como alcalde, pero se le negó. Lo que entonces hizo fue demandar a la oficina del gobernador Rick Scott en un intento de reclamar su oficina.

En diciembre, Scott revocó la suspensión de Pizzi, luego de una decisión de la Corte Suprema de la Florida. Sin embargo, Slaton y la posición de la ciudad es que Slaton cumple de forma permanente con el papel de alcalde dado que ganó la elección especial, y solamente un juez puede tomar la determinación de reinstalar a Pizzi.

El concejo de la ciudad accedió a pagarle a dos bufetes legales para defender a Slaton y a Tejeda-Castillo. El abogado de la ciudad, se encargará de defender a Miami Lakes.

Pizzi ha declarado que está dispuesto a pagar sus propios honorarios legales en el caso de ser reinstalado si Slaton paga a su vez los suyos y la ciudad “se mantiene neutral” en este caso. Entretanto, se desconoce cuánto dinero agregarán sus honorarios.

A continuación, un desglose de algunas de las cifras principales y los costos relacionados con este caso.

538: número de días que dura el caso, hasta el 25 de enero.

30,571: población de Miami Lakes.

8,431: número de residentes de Miami Lakes que votaron por Pizzi como alcalde en la elección de noviembre del 2012. Esta cifra equivale a un 68.33% de los votos. Slaton, que se enfrentó a Pizzi, obtuvo 3,907 votos.

1,626: número de residentes de Miami Lakes que votaron por Wayne Slaton en la elección especial de octubre del 2013, en la cual Slaton se enfrentó a otros cuatro candidatos. La cifra equivale a un 47.91% de los votos.

$18,000: salario anual del alcalde de Miami Lakes.

$400,000: una reserva no asignada del fondo general de la ciudad que se ha empleado en pagar estos gastos. No todo este dinero se utilizará en el caso, pero está disponible si hace falta.

$70,000: cifra aproximada que la ciudad ha pagado en gastos de abogados y costos asociados con el encausamiento federal, así como la demanda de Pizzi contra Scott. La Corte Suprema de la Florida no consideró la demanda de Pizzi contra Scott ya que el documento no se presentó a tiempo.

$200: cantidad por hora que la ciudad le paga a Raúl Gastesi para defenderla en la demanda de reinstalación. La firma de Raúl Gastesi, Gastesi & Associates, ya ha ganado $12,500 mensuales por representar a Miami Lakes.

$375: cantidad por hora que la ciudad le paga a Akerman Law Firm para defender a Slaton en la demanda de reinstalación.

$375: cantidad por hora que la ciudad le paga al bufete Gelber Schachter & Greenberg para defender a Tejeda-Castillo en la demanda de reinstalación.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios