Sur de la Florida

Cinco días después de haber sido enterrado, gato sale de su tumba

El gato tenía rota la mandíbula, un ojo perforado y la cara destrozada, y aunque deshidratado y hambriento, estaba vivo.
El gato tenía rota la mandíbula, un ojo perforado y la cara destrozada, y aunque deshidratado y hambriento, estaba vivo. TAMPA BAY TIMES/HUMANE SOCIETY OF TAMPA BAY

Hace 11 días, Ellis Hutson halló a su gato Bart, de año y medio, en medio de la calle. Acababa de ser atropellado por un automóvil y no respiraba.

"No podía soportar tener que enterrar al gato", dijo el hombre de 52 años, de modo que le pidió a su vecino Dave que cavara una tumba para Bart cerca de la calle.

Cinco días más tarde, con el pelo enmarañado y en muy mal estado, Bart estaba de regreso, tras de alguna forma escapar de donde fue enterrado. Le maulló a un vecino de Hutson, Dusty Albritton, pidiéndole comida.

"Al principio me quedé pasmado", dijo Albritton, de 42 años. "Todo lo que sabía es que este gato estaba muerto y que la película Pet Sematary era algo verdadero".

Bart tenía rota la mandíbula, un ojo perforado y la cara destrozada, y aunque deshidratado y hambriento, estaba vivo. Hutson no sabía qué hacer.

"Era algo increíble", dijo esbozando una sonrisa. "Nunca había visto algo así".

Hutson se comunicó con veterinarios antes de llamar a la Sociedad Humana de Tampa Bay, que ofreció hacerse cargo de Bart. Hutson no tenía mucho dinero para las operaciones que tendrían que hacerse a Bart, pero la directora ejecutiva de la organización, Sherry Silk, dijo que la fundación de la sociedad Save-A-Pet Medical Fund ayudaría a Hutson a pagar los procedimientos, que costarían más de $1,000.

El martes por la tarde Bart fue sometido a una cirugía para extirparle el ojo roto, arreglarle la mandíbula e injertarle un tubo para alimentarlo. Se espera que en seis semanas esté completamente recuperado.

Hutson tiene pensado quedarse con Bart después que se ponga bien.

"Este hombre quiere de verdad a este gato", dijo Silk. "Sin duda, es un hombre de buenos sentimientos".

"Bart está ronroneando, a pesar de estar tan herido", dijo Silk. "No puedo siquiera imaginar lo mal que debe haberse sentido. Es un gatico de veras maravilloso, paciente y cariñoso".

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios