Sur de la Florida

Baja el impuesto a la propiedad, sube el agua, en plan de gastos de Miami-Dade

El plan de presupuesto condal del 2017 presentado por el alcalde Carlos Giménez contempla una reducción en el impuesto a la propiedad y un alza en la tarida del agua, el último plan de gastos del alcalde antes de ir a la reelección en agosto.

El plan de gastos de $7,100 millones incluye más fondos para el sistema de bibliotecas, unos $40 millones para sincronizar los semáforos, una nueva unidad de servicios de emergencias y un aumento de 40% en el personal del nuevo albergue para animales de Miami-Dade. Estas mejoras se financian con un aumento de 9.1 por ciento en el valor de la propiedad, aunque buena parte del dinero recaudado por ese concepto se asignará a cubrir el aumento de sueldo del 4 por ciento que Giménez prometió a los empleados sindicalizados en el 2014 si el mercado de bienes raíces superaba las expectativas en los años siguientes.

“Tengo muchas buenas noticias que compartir”, dijo Giménez en una conferencia de prensa frente a su oficina del piso 29 en el edificio del gobierno condal. “Desde que me eligieron alcalde en el 2011, he puesto en orden las finanzas de Miami-Dade”.

La mayor parte de las tasas del impuesto a la propiedad para los vecinos de Miami-Dade se mantienen sin cambios en el plan de presupuesto del 2017, que entra en vigor el 1 de octubre, y debe ser aprobado por la Comisión de Miami-Dade, de 13 miembros. Pero el impuesto de la deuda del condado, que financia préstamos aprobados por los electores, debe bajar de $45 por cada $100,000 a un valor gravable de la propiedad de $40.


Funcionarios encargados del presupuesto dicen que el alza del valor de la propiedad permite el cambio, de lo que se había pronosticado que fuera una serie de aumentos anuales. En el presupuesto de Giménez, la tasa máxima del impuesto a la propiedad —que se cobra a propiedades fuera de los límites municipales pero dentro de los distritos tributarios de biblioteca y bomberos de Miami-Dade— es de $971 por cada $100,000 de valor gravable. En general, el plan de presupuesto de Giménez propone una baja de menos de 1 por ciento en las tasas del impuesto a la propiedad. Los cálculos del gobierno condal exigidos bajo una ley estatal de reducción tributaria muestran que el aumento en el valor de la propiedad hubiera requerido una baja de 8 por ciento para evitar que los contribuyentes de todo el condado pagaran más a Miami-Dade.


Uno de los principales cambios en el presupuesto del 2017 es la tarifa que se cobra por el agua en todo el condado. En el plan de gastos del 2016 se pronosticó que esas tasas aumentaría 5 por ciento el año siguiente para financiar varios nuevos proyectos de alcantarillado. Pero el presupuesto presentado por Giménez el lunes muestra un aumento de 9 por ciento, lo que debe significar unos $55 más al año al usuario promedio, en lugar de $31 adicionales.

Jennifer Moon, directora de Presupuesto del condado, dijo que el alza se debe a costos de nómina más elevados por el aumento del 4 por ciento y el mayor gasto en mejoras al sistema de alcantarillado.


Moon dijo que el aumento de las tarifas se debe en lo fundamental a un plan de $580 millones aprobado por los comisionados en diciembre para mejorar el acceso del alcantarillado a propiedades comerciales en todo el condado. El Departamento de Acueducto y Alcantarillado de Miami-Dade depende de los ingresos por concepto de facturas para financiar sus operaciones e infraestructura, puesto que el impuesto a la propiedad no subsidia las operaciones.

El presupuesto de la Policía de Miami-Dade, de 4,000 personas, tiene un plan de presupuesto para el 2017 que contempla 54 nuevas plazas, que serán para la división de servicios de apoyo de la agencia, mientras que las divisiones de investigaciones y patrullas verán reducciones ligeras en la cantidad de plazas presupuestadas. Moon explicó que el cambio se debe a que varios agentes serán trasladados al centro de mando contra la delincuencia del condado. Incluso con esos cambios, Moon dijo que la Policía de Miami-Dade tendrá 40 agentes adicionales de patrulla en el 2017.

En el caso de las bibliotecas del condado, que se financian con un impuesto especial a la propiedad, los fondos aumentaron 20 por ciento en el plan de presupuesto. Eso se debe, en parte, a que la zona de Bay Harbor Islands se unió al distrito de bibliotecas de Miami-Dade, lo que significa más ingresos, y en parte por $8 millones en fondos no gastados en el 2016. Junto con una nueva biblioteca condal en Bay Harbor Islands, que debe inaugurarse en el 2017, las seis bibliotecas regionales de Miami-Dade funcionarán más horas durante la noche.

  Comentarios