Sur de la Florida

Posponen nueva sentencia para hombre que violó y asesinó a su hermana

Ronald Salazar. David Ovalle/Miami Herald
Ronald Salazar. David Ovalle/Miami Herald Miami

Una jueza determinará esta semana una nueva sentencia para Ronald Salazar, el hombre de South Miami Heights que a los 14 años violó a su hermana, luego la estranguló y por último le cortó la garganta de oreja a oreja en la casa de la familia de donde vivían ambos.

La misma jueza sentenció en 2009 a Salazar a cadena perpetua por el crimen que horrorizó al sur de la Florida. En aquel momento, la decisión a tomar era relativamente fácil, toda vez que el asesinato en primer grado conllevaba una sentencia obligatoria de cadena perpetua.

Tres años después, la Corte Suprema prohibió la cadena perpetua obligatoria sin posibilidad de libertad provisional para los adolescentes hallados culpables de homicidio, ya que estudios científicos demostraron que el cerebro de los jóvenes no está completamente desarrollado y son susceptibles de seguir los impulsos y las influencias de otras personas.

La decisión todavía permite que un acusado adolescente sea condenado a cadena perpetua, pero un juez debe escuchar primero la evidencia acerca de la juventud del asesino.

Salazar, que en la actualidad tiene 24 años, será el primer acusado en el Condado Miami-Dade en recibir una nueva sentencia bajo la decisión de la Corte Suprema, conocida como Miller vs. Alabama.

Originalmente iba a ser sentenciado el lunes pero la audiencia fue pospuesta para más tarde esta semana.

Sin embargo, la determinación que deberá tomar la jueza de Circuito de Miami-Dade Ellen Sue Venzer no será nada fácil e, independientemente cuál sea, entrará en un territorio lleno de polémica.

Por toda la Florida, un estado que hace mucho tiempo abolió la libertad provisional, tanto las cortes de juicios como las de apelaciones tienen opiniones diferentes sobre cuál es exactamente el castigo apropiado para adolescentes hallados culpables en casos de asesinatos.

En Miami, un pandillero adolescente que mató de un disparo a quemarropa a un niño fue condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad provisional.

En el mismo caso, el chofer adolescente del auto fugitivo fue condenado a cadena perpetua con posibilidad de libertad provisional después de haber cumplido un mínimo de 25 años de cárcel, lo que significa un regreso a las leyes anteriores a 1994, cuando cambiaron las leyes de sentencia. Aún existe una comisión de libertad provisional, pero solamente para revisar casos viejos.

La propia jueza Venzer condenó a 60 años a un adolescente llamado Benito Santiago, quien mató a tiros a una pareja delante de su pequeña hija en Liberty City, un caso que en la actualidad está siendo apelado por los fiscales.

Los legisladores de la Florida cambiaron las leyes para permitir una revisión judicial después de 25 años para aquellos adolescentes hallados culpables de homicidio y sentenciados a cadena perpetua, una especie de casi sistema de libertad provisional. Sin embargo, estos cambios en las leyes no se aplican a los casos que ocurrieron antes del 1ro. de julio del 2014.

En el caso de Salazar, se demostró que estranguló a Marina “Estefani” Salazar, su hermana de 11 años, en julio del 2005, y luego le cortó la garganta con un cuchillo de cocina, además de violarla.

Los padres de Salazar llegaron a Estados Unidos procedentes de El Salvador in 1991 pero lo dejaron con su abuela porque era demasiado pequeño para arriesgarlo en el largo viaje. Ronald Salazar no se reunió con ellos hasta 10 años más tarde.

Durante sus primeros 10 años, los parientes con quienes vivió lo criaron en medio de una sórdida pobreza, rodeado de pandillas callejeras y con muy poco contacto con sus padres. Salazar pudo finalmente unirse a sus padres y a sus nuevos hermanos en Miami, sólo para sentir por ellos un profundo resentimiento.

Durante una audiencia para sentenciarlo que duró cinco días el mes pasado, Salazar lloró al testificar sobre su frágil estado mental y dijo que sentía resentimiento hacia sus padres. “Toda mi vida ha sido un desastre”, dijo llorando.

La jueza Venzer, obviamente abrumada por el enorme peso de su decisión, expresó que lo único que quería era proteger a la sociedad: “Pero hay admitir que los primeros 14 años de este muchacho fueron terribles”.

Los abogados defensores de Salazar señalaron que su cliente se ha vuelto tutor en la prisión y tiene un comportamiento excelente tras las rejas.

“Ha trabajado arduamente para cambiar”, dijo Laura Rojas, defensora de oficio de Miami-Dade. “Como testificaron nuestros expertos, si sigue por este camino, en unos años podría reincorporarse a la sociedad”.

Sin embargo, los fiscales insisten en decir que Salazar era un asesino manipulador que se jactó de haber matado a su hermana y todavía le guarda un gran rencor a sus padres. El estado pide cadena perpetua sin posibilidad de libertad provisional.

“Se trata de una persona que no debe andar libre por la calle”, le dijo Reid Rubin, asistente de la Fiscalía, a la jueza.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios