Sur de la Florida

Alcalde Regalado debuta en ‘Ballers’, serie de HBO

El alcalde Tomás Regalado ha tenido una larga y lucida carrera: ha trabajado como reportero, fue miembro del cuerpo de corresponsales de la Casa Blanca, fue comisionado municipal de Miami e incluso candidato al programa de periodistas espaciales de la NASA.

Pero a Regalado, de 69 años, todavía le gusta probar cosas nuevas. El domingo hará su debut hollywoodense en el estreno de la segunda temporada de Ballers, de HBO, que se graba en el sur de la Florida y tiene como protagonista a Dwayne “The Rock” Johnson, donde hace el papel de una superestrella retirada de la NFL que ahora es gerente financiero de deportistas profesionales.

Al principio del episodio, Johnson ayuda a Ndamukong Suh, tackle defensivo de los Miami Dolphins, a montar un restaurante —Suh Casa— en una recepción de lujo. Mientras se dirige a los asistentes, Johnson le da las gracias a Regalado. “¡Alcalde Regalado! ¡Gracias, alcalde, por todo!” El alcalde levanta el pulgar de una mano en señal de agradecimiento.

Regalado dice que su debut como actor profesional es su manera de mantener sus opciones abiertas cuando su segundo y último período como alcalde concluya en el 2017.

“Yo vengo de la televisión, de la radio, y como no puedo postularme otra vez al cargo, tengo que buscar qué voy a hacer ahora”, dijo, riendo. “Me entusiasmé mucho cuando me invitaron a venir, porque The Rock y Andy García [quien hace el papel de un gerente financiero rival esta temporada] tienen vínculos muy fuertes con Miami. Estaban mostrando un nuevo restaurante junto al río, así que pensé que era una gran oportunidad para mercadear gratis a Miami”.

Otro beneficio de su inclusión fue conocer a Richard Schiff, otro de los actores de Ballers, quien hizo el papel de Toby Ziegler, director de Comunicaciones de la Casa Blanca en The West Wing.

“Me encantó esa serie, y pude sentarme junto a Richard en esa escena y conocerlo. Fue un día genial”.

A Regalado le dijeron que todo duraría unas dos horas, pero terminó pasando 7 horas en el set porque hubo que grabar la escena 10 veces.

Pero más importante, no le pagaron.

“No tenían que pagarme nada, porque no participé en ningún diálogo”, dice. “La próxima vez voy a pedir que me dejen decir algo”.

  Comentarios