Sur de la Florida

Falso abogado y estafador está de regreso en una cárcel de Miami

Imer Pérez
Imer Pérez Miami-Dade Corrections

Después de dos años viviendo como prófugo de la justicia en México, un hombre convicto de abuso infantil y acusado de hacerse pasar como abogado defensor por lo criminal está de regreso en una cárcel de Miami.

Imer Armando Pérez fue extraditado este mes a Miami y ahora está en la cárcel en espera de juicio, acusado de haber robado $70,000 a una familia estafada que lo contrató para sacar a un preso de la cárcel. Pérez enfrenta ahora cargos de robo de mayor cuantía y de ejercer la abogacía sin licencia.

Asimismo, enfrenta una condena de cárcel por violar su libertad condicional por haber sido convicto de un cargo de abuso infantil. El comparecerá ante el Tribunal de Circuito de Miami-Dade la semana próxima.

Pérez fue arrestado por investigadores de la policía federal de Estados Unidos radicados en Ciudad México. Ellos lo encontraron en la ciudad de Querétaro, en la zona central de México, donde había abierto un bar llamado Cubanitos Cocktail Bar.

Tras su arresto, fue enviado por avión a Los Ángeles, encarcelado y finalmente devuelto a Miami.

Pérez fue arrestado por primera vez en el 2007 por un cargo de asalto sexual a un menor de edad, cargo que fue reducido más tarde como parte de un acuerdo extrajudicial. El cumplió dos años de cárcel, y fue puesto en libertad condicional bajo supervisión hasta el 2026.

De acuerdo con el Departamento de Policía de la Florida (FDLE), Pérez empezó en el 2014 a hacerse pasar por abogado, y se hizo de papel timbrado para anunciar su bufete ficticio y sus supuestos socios, los verdaderos abogados Robert Lamons y Francisco Marty, quienes lo habían representado en el 2007 y no tenían la menor idea de que él estaba usando sus nombres como supuestos socios, de acuerdo con los agentes.

Los agentes afirmaron que Pérez fue contratado por la familia de Scotty Posada, quien estaba cumpliendo una condena de 27 años por un secuestro ocurrido en 1999. Ellos le pagaron $70,000 luego que él les aseguró que había conseguido a un acuerdo para que se pusiera en libertad a Posada en 90 días.

Pero ese acuerdo nunca existió. La familia de Posada se quejó, y el FDLE consiguió finalmente una orden de arresto para Pérez, quien huyó del país antes de que pudieran detenerlo.

Pérez está ahora preso sin derecho a fianza.

  Comentarios