Sur de la Florida

Ciclista colombiano vino a Miami a perseguir su sueño, pero terminó en la cárcel

Isaac Bolívar Hernández, de Colombia, corre una carrera para el equipo United Health Care en el Tour de California, celebrado en 11 de mayo del 2014.
Isaac Bolívar Hernández, de Colombia, corre una carrera para el equipo United Health Care en el Tour de California, celebrado en 11 de mayo del 2014. AP

Cuatro días después de que el ciclista colombiano Isaac Bolívar fuera reportado como desaparecido por su mamá, se conoció su paradero. Bolívar estaba en el centro penitenciario Turner Guilford Knight en Miami, en donde aún permanece por haber agredido a un policía. Aparentemente, el ataque fue fruto del desorden mental que padece el joven.

Isaac Bolívar nació el 9 de mayo de 1991 en Medellín, Colombia, en donde tuvo una importante carrera como ciclista profesional.

A los 10 años su padre le regaló su primer monopatín, que rápidamente aprendió a usar. A los pocos meses su progenitor le regaló una bicicleta, que fue su apoyo durante un duro momento que vivió cuando tenía 15 años.

“Él (su papá),en el 2006, muere en un accidente aéreo”, dijo Bolívar en una entrevista transmitida en octubre por Teleantioquia Deportes.“Cuando muere mi padre, el psicólogo fue la bicicleta y el deporte. Siempre me tuvo estable y nunca la quise dejar ”, dijo.


Bolívar logró pertenecer a varios equipos colombianos de ciclismo profesional, incluyendo Indeportes Antioquia y EPM-UNE. También ganó varias etapas de la Vuelta Juventud Colombia y fue campeón nacional de la contrarreloj. Más tarde, en el 2014, entró al equipo UnitedHealthcare Pro Cycling y ocupó el tercer puesto en el Tour de Langkawi, una carrera de ciclismo por etapas disputada en Malasia. En el 2015 viajó a varios países a competir y en poco tiempo era una jóven promesa del ciclismo colombiano.

Cuando muere mi padre, el psicólogo fue la bicicleta y el deporte -

Isaac Bolívar

Sin embargo, a mediados de marzo del 2016 Bolívar dejó la ciudad de Medellín, en donde vivía con su mamá, Alicia Hernández. Decidió irse a pasar unos meses en Nueva York para estudiar inglés y lograr su sueño de aprender a pilotear un avión, su segunda pasión después de la bicicleta. En mayo, luego de estar unos meses en la Gran Manzana, Bolívar se fue a Miami.

Una decisión que sus allegados lamentan.

El 24 de junio, Bolívar fue arrestado por agredir a un policía y por alterar el orden público. Por esos delitos, debe pagar una fianza de $5,500, de acuerdo con los récords públicos del Condado de Miami Dade a los que tuvo acceso el Nuevo Herald.

Desde ese día, está en el Centro Penitenciario Turner Guilford Knight, donde espera su próxima audiencia que se realizará el 25 de julio.


Dos días después, desde la ciudad de Medellín su madre reportó en diferentes medios de comunicación que Bolívar la había llamado la noche del 23 de junio y le había dicho que se sentía muy mal, y luego simplemente colgó el teléfono. Desde entonces, dijo, había perdido toda comunicación con él.

“No tengo a nadie que me pueda ayudar a contactarlo en Estados Unidos. Está en Miami, en Brickell”, dijo ese día la mujer.

Hernández informó a El Colombiano que unos días antes, su hijo había estado hospitalizado por un trastorno bipolar afectivo que le había alterado su comportamiento en los últimos meses.

Estoy yendo a urgencias para que me atienda el psiquiatra a ver qué medicamentos tomo para calmar mi locura -

Isaac Bolívar

“Los que tienen este trastorno suelen sentir una depresión profunda,tienen poca energía, están inmersos en un estado triste y frecuentemente tienen pensamientos suicidas,” explicó la psiquiatra Mencía Gómez a el Nuevo Herald. “Y luego se llenan de energía, no duermen, no se cansan, no paran de hablar, hacen planes que no cumplen y tienen comportamientos irracionales”, dijo la experta.

Efectivamente, Bolívar ya había empezado a presentar algunos de esos síntomas unos días antes.

“Estoy yendo a urgencias para que me atienda el psiquiatra a ver qué medicamentos tomo para calmar mi locura”, dijo en un video que grabó el 16 de junio en Instagram, mientras entraba a urgencias del Hospital del Sur de Miami. Al parecer allá estuvo cuatro días recibiendo tratamiento.

El 20 de junio, Bolívar anunció en sus redes sociales que le darían de alta en el hospital. Luego, ese mismo día, empezó a reportar el presunto secuestro de su bicicleta de $10,000 en un bar en Miami Beach, llamado Balans Restaurant & Bar.

“Buscando mi bicicleta que me la robaron en Brickell, en un bar llamado @balansusa”, escribió en Instagram. “Voy a buscar un abogado para tomar acciones legales”. Más tarde publicó una foto en la que supuestamente aparece su bicicleta retenida por el establecimiento.


En Balans Restaurant & Bar declinaron hablar sobre el caso con el Nuevo Herald.

El 22 de junio Bolívar publicó un video en el Hospital de la Universidad de Miami, donde manifiestó que ya estaba cansado de estar ahí y que “se quería escapar del encierro”.

Según lo que explicó la madre en el noticiero de Teleantioquia, su hijo se fue de la clínica e interrumpió el tratamiento, por lo que se le desató el trastorno de nuevo.

“Él había presionado a los médicos para que lo dejaran salir de la clínica. Decía que necesitaba ver la playa y el sol, que si no, se iba a enloquecer”, dijo la madre a El Colombiano.

Su hijo se fue de la clínica e interrumpió el tratamiento, por lo que se le desató el trastorno de nuevo.

Pero fuera de la clínica y lejos de sus medicamentos, al parecer el joven deportista sufrió una recaída.

Siga a Laura Gamba en twitter: @lauragamba52

  Comentarios