Sur de la Florida

Legisladores revisan cambios en leyes de delitos sexuales

Antes del 2011, los jóvenes que mandaban fotografías o videos sexualmente explícitos a otros adolescentes podían ser castigados como distribuidores de pornografía infantil.
Antes del 2011, los jóvenes que mandaban fotografías o videos sexualmente explícitos a otros adolescentes podían ser castigados como distribuidores de pornografía infantil.

En el 2011, los legisladores de la Florida se aseguraron que los jóvenes que mediante el teléfono celular se envían entre sí fotografías con desnudos o que bordean la pornografía no pueden ser considerados como agresores sexuales.

Sin embargo, sin saberlo, estos adolescentes pueden haber convertido este tipo de envío en un delito que no puede ser castigado.

El mes pasado, un juez de apelaciones en West Palm Beach señaló que según la ley del 2011 no es un delito para los que la cometen esta violación por primera vez, y que no existe ninguna corte en la Florida con jurisdicción sobre delitos civiles cometidos por menores de edad.

El senador Joseph Abruzzo, demócrata de Wellington, que presentó el proyecto de ley en el 2011, dijo que planea que se mejore modificándola.

“Es importante que la ley aparezca en los libros correctamente”, dijo Abruzzo el martes.

Antes del 2011, los jóvenes que mandaban fotografías o videos sexualmente explícitos a otros adolescentes podían ser castigados como distribuidores de pornografía infantil.

Las penalidades pueden ser altas. En un caso que sucedió en el área de Orlando, un muchacho de 18 años que envió por correo electrónico a sus amigos una foto de su novia de 16 años desnuda fue sentenciado a cinco años de libertad provisional y obligado a inscribirse como agresor sexual.

La ley del 2011 conlleva nuevas penalidades para un primer delito: ocho horas de servicio comunitario, una multa de $60 o la participación en un programa “apropiado de capacitación o instrucción”.

Los estatutos son claros: una primera violación no se considera un delito.

“Queríamos cerciorarnos de que la vida de un joven no se arruine por un tonto error de juventud”, dijo Abruzzo.

Sin embargo, los que cometen una violación por segunda o tercera vez, podrían enfrentar cargos de delito menor y delito mayor respectivamente.

La ley se puso a prueba en corte en 2013, cuando una chica le mandó una fotografía en un mensaje de texto de su vagina a una amiga de 13 años.

La muchacha envió la foto “porque estaba aburrida”, según documentos de la corte.

Las diversas decisiones tomadas han llevado a grandes problemas con la ley. Si los adolescentes no pueden ser castigados por una primera violación, entonces tampoco pueden ser castigados por una segunda o tercera.

Abruzzo ha estado trabajando conjuntamente con el senador Dave Aronberg, demócrata por Greenacres, que en la actualidad es el fiscal del Condado Palm Beach, en busca de una solución.

Ambos han propuesto que se arregle la ley, así como una exigencia de que el 80% del dinero que se recaude en multas se emplee en programas de seguridad cibernética para niños y adolescentes.

El proyecto de ley, que aún tiene que concretarse, no tiene todavía un patrocinador en la Cámara de la Florida. Sin embargo, Carlos Trujillo, presidente del Subcomité de Justicia Criminal de la Cámara, y republicano por Miami, dijo que respalda que se modifique la ley.

Abruzzo considera que la decisión es algo de enorme prioridad.

“Lo que no quiero es que los menores tengan que registrarse como agresores sexuales y así alterarles la vida de una peor forma”, dijo. “Esa es la meta que tenemos”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios