Sur de la Florida

Llegan a cinco restos identificados en desacreditado reformatorio en Florida

Dos nuevas identidades fueron corroboradas de entre los restos recuperados en tumbas sin nombre en un reformatorio que funcionó en el norte de la Florida, lo que elevó a cinco las personas identificadas, informaron investigadores el jueves.

Los descubrimientos fueron reportados por un equipo de científicos de la Universidad del Sur de Florida (USF, en inglés), dirigido por la profesora de antropología Erin Kimmerle, en un informe enviado al gobierno del estado del sureste de Estados Unidos.

La identidad de Sam Morgan fue corroborada gracias a pruebas de ADN, mientras que la de Bennett Evans se obtuvo teniendo en cuenta su edad y lugar de entierro, indicó el informe.

Desde 2011, los científicos han exhumado 51 restos de 55 tumbas sin identificar en los terrenos del reformatorio Arthur G. Dozier, en Marianna, Florida, donde los jóvenes, en su mayoría negros, fueron por décadas objeto de frecuentes abusos, violaciones y hasta asesinato, según denuncias de personas que estuvieron en el centro.

Algunas tumbas estaban marcadas con apenas una cruz blanca, otras carecen de todo tipo de señal.

El año pasado, los investigadores identificaron a tres niños de entre 12 y 14 años fallecidos hace más de 70 años por enfermedades o maltratos.

Bennett Evans, empleado del reformatorio, es una de las diez víctimas que se cree dejó un incendio de 1914, pero solo se han encontrado los restos de tres personas.

Los documentos compilados por los investigadores dan cuenta de 43 personas enterradas, por lo que han encontrado más cuerpos de los notificados, lo que dificulta la identificación, según el informe.

Los cuerpos encontrados dejan ver señales de malnutrición y problemas de salud, agregó el texto.

Kimmerle y su equipo esperan terminar sus trabajos en Dozier en agosto y emitir un informe definitivo a fines de año, indicó una nota de prensa de USF.

El reformatorio, que llegó a ser en algún momento el más grande de Estados Unidos, funcionó en la localidad de Marianna en el noroeste de Florida de 1900 a 2011, cuando fue cerrado por las autoridades ante la acumulación de las denuncias de maltratos.

  Comentarios