Sur de la Florida

Huracán deja un paisaje devastado: El paso de Andrew por Miami hace 25 años

Los rostros tras el devastador paso de Andrew

Fotografías del archivo del Miami Herald y el Nuevo Herald tras el paso del devastador huracán Andrew el 24 de agosto de 1992.
Up Next
Fotografías del archivo del Miami Herald y el Nuevo Herald tras el paso del devastador huracán Andrew el 24 de agosto de 1992.

El 24 de agosto de 1992, el poderoso Huracán Andrew azotó al sur de la Florida en lo que en ese momento fue el desastre natural más costoso en la historia de Estados Unidos. Así fue como el Nuevo Herald cubrió la historia hace 25 años. Nota: En ese entonces, nuestro sistema editorial no permitía el uso de acentos.


 

Bajo ominosos cielos con pequenos claros de azul, los residentes del sur de la Florida observaron el lunes panoramas de devastacion no vistos desde el huracan Betsy en 1965:

Casas sin techo. Arboles sacados de raiz. Ventanas destrozadas. Edificios que perdieron su recubrimiento de marmol, las esquinas, las fachadas. Semaforos en las calles, de lado y destellando inutilmente reflejos amarillos. Y en todas partes, calles enteras bloqueadas por cables electricos colgantes, troncos y ramas de arboles.

Fotografías del archivo del Miami Herald y el Nuevo Herald tras el paso del devastador huracán Andrew el 24 de agosto de 1992.

"Cuando uno mira por la ventana es lo que se ve por CNN durante un huracan", dijo al amanecer Phil Kabler, de West Kendall, recorriendo con la vista el panorama de casas sin techo.

Pero esta vez, la destruccion no llego por via satelite desde alguna otra parte. Es aqui, en nuestros jardines y patios, en las calles de nuestra ciudad.

"Mi corazon esta con el pueblo de la Florida", dijo el lunes el presidente George Bush, mientras se dirigia al sur de la Florida para recorrer las areas afectadas.

"Es lo peor que uno puede imaginarse", dijo Jackie Berger. Su vecindario, Sabal Chase, esta en el corazon de la devastacion, en Kendall. "Me eche a llorar porque me da mucha pena con estas personas".

Mientras el poderoso huracan Andrew se dirigia directamente hacia el Condado de Dade, sin variar un grado en su rumbo, cada vez mas fuerte, los meteorologos advirtieron a los residentes del sur de la Florida que se prepararan para lo peor.

Pero, misericordiosamente, Andrew perdio algo de fuerzas, de 150 millas por hora a 140, antes de tocar tierra. El centro del compacto huracan paso al sur de Key Biscayne, Coral Gables y Kendall antes del amanecer.

Miami Beach, area sumamente vulnerable, sufrio algunas inundaciones y muchas calles quedaron bloqueadas por arboles y cables electricos caidos, pero pocos edificios sufrieron danos. Lo mismo ocurrio en Hialeah, Morningside, Brickell y otras areas al norte del ojo de Andrew.

Los danos fueron aun menores en los condados de Broward y Palm Beach, y en los Cayos. El area mas afectada fue Kendall Drive al sur de la linea divisoria con el Condado de Monroe, dijo el director de la policia metropolitana, Fred Taylor. Los danos fueron tan extensos y viajar por el area tan peligroso que la policia metropolitana acordono toda el area, desde la bahia de Biscayne hasta los Everglades. Solo los residentes fueron autorizados a entrar, pero solo para ir a sus casas y permanecer en ellas.

Cientos de residentes de Kendall informaron que casas casi nuevas resultaron severamente danadas por el huracan.

"Parece que la compania de seguro va a tener que venir, demoler todas estas casas y volver a construirlas", dijo Peter Honiball, un residente de "lo que fue Country Walk".

La falta de electricidad abarca grandes areas. Aproximadamente 1.5 millones de los dos millones de casas de la region estaban sin electricidad, dijo Ray Golden, portavoz de la Florida Power & Light (FPL). Casi 75 por ciento de los residentes de Dade y una tercera parte de los residentes de Broward, preciso Peter Corwin, portavoz del centro de emergencias de Broward.

Cuadrillas de la FPL comenzaron el lunes las reparaciones, pero Golden advirtio que podia tomar "semanas o mas" restaurar el servicio a todas las areas afectadas.

Miami Beach recibio el primer impacto del huracan Andrew, pero la zona resulto relativamente ilesa de la destruccion del ciclon.

Un mar de vidrios rotos cubria las calles de Miami Beach. Arboles caidos y un nivel de agua elevado hicieron intransitable muchas vias. Pero no hubo informes de construcciones demolidas o danos estructurales extensos.

En Broward, Hallandale Beach Blvd. quedo inundado al este de la U.S. 1. La policia cerro Lauderdale Beach el lunes por la manana, y la A1A en Fort Lauderdale estaba intransitable, donde montones de arena cubrieron todo el pavimento. Pero no hubo informes de lesionados en los condados de Broward y Palm Beach.

Las llamas devoraron un edificio de apartamentos en 3212 NE 9 St., en Pompano Beach, y el techo de un hangar del Aeropuerto de Pompano Beach volo con los fuertes vientos. En el Aeropuerto North Perry, el viento hizo chocar en tierra a dos pequenos aviones, y un helicoptero fue lanzado contra el centro de operaciones de una compania privada de aviacion.

El Condado de Palm Beach sufrio pocos danos, dijo Vince Bonvento, subadministrador del condado, que supervisa el equipo especial de emergencias. Los vientos de mayor intensidad experimentados en West Palm Beach fueron 56 millas por hora en el Aeropuerto Internacional de Palm Beach, dijo Bonvento. La policia no ha informado de heridos.

Era demasiado pronto para calcular el valor de los danos. Pero Kate Hale, de la direccion de control de emergencias del condado de Dade, dijo que antes del paso destructivo de Andrew las propiedades de los condados de Dade, Broward y Palm Beach estaban valoradas en cerca de $250,000 millones. En Charleston, Carolina del Sur, las reclamaciones iniciales presentadas despues del paso de huracan Hugo ascendieron a $7,000 millones, dijo Hale.

Los vientos arrancaron la fachada de marmol del edificio New World Tower, en Biscayne Blvd. y destrozaron una pared en Bay Heights, diseminando bloques a lo largo de la autopista U.S. 1 Gran cantidad de arboles perdieron todas las ramas a lo largo de South Miami Ave., cerrando al transito secciones de la via.

En Coconut Grove, la fuerza de los vientos arrojo en todas direccion docenas de embarcaciones de pesca deportiva, anclados en el embarcadero de Dinner Key. Las embarcaciones fueron a parar a las calles y estacionamientos circundantes. En Coral Gables, Andrew derribo arboles, que bloquearon la mayoria de las calles de la ciudad. Al sur de Cocoplum Circle, Old Cutler Road, de un caracteristico ambiente calmado e idilico debido al verdor de la vegetacion, estaba bloqueada por robles arrancados de raiz.

Practicamente en todas las calles en las mas antiguas secciones de la ciudad, las viviendas no danadas por la tormenta se encontraban en medio de un mar de arboles derribados. Pero la situacion no era igual en Kendall, donde los techos de muchas viviendas nuevas volaron y las ventanas se salieron de los marcos.

En el conjunto residencial de Sabal Chase, Jackie Berger resumia la situacion con una palabra: "Devastacion".

"El viento arranco el techo de muchas viviendas", dijo Berger, de 10937 SW 113 Pl. "Las ventanas fueron arrancadas, las cercas estan en el suelo. Muchos automoviles fueron destruidos. Los caminos estan bloqueados. No hay un arbol que no haya sido danado. El que no fue arrancado de raiz, quedo partido en dos".

En Country Walk, los robles estaban en medio del pavimento, la mayoria de las subdivisiones de los techos habian desaparecido y al menos habia cuatro viviendas desplomadas, dijo Honiball, residente del area. Arboles arrancados de raiz y restos de vegetacion cubrian los caminos en todas direcciones.

"Estaba en Jamaica cuando el huracan Gilbert, y este fue mucho mejor", agrego Honiball, empresario retirado que paso la tormenta con otras personas en el garaje de su vivienda, en la cuadra de los 14900 de SW 141 Court.

"Al menos no tenemos escasez de agua", dijo. "Todo lo que hemos podido hacer es quitar los alambres con que aseguramos la alfombra".

En la amurallada y resguardada urbanizacion Amaretto, en SW 117 Ave., entre North Kendall Dr. y Killiam Dr., "todos los techos fueron arrancados y gran numero de puertas fueron desprendidas de sus marcos", dijo Phil Kabler. Su esposa, Marjorie Baros, dijo que las tejas comenzaron a volar del techo, construido hace tres anos, cerca de las 5 a.m., cuando se experimentaron los vientos mas fuertes.

"Podiamos escuchar como las tejas volaban", dijo Baros. "Entonces, la puerta cedio, se abrio y los objetos comenzaron a volar por toda la casa".

Kabler y su suegro cerraron la puerta tan pronto como pudieron y la aseguraron con un antiguo baul. Las ventanas en una habitacion y la sala fueron desprendidas. Del techo goteaba agua y los muebles estaban empapados practicamente en todas las habitaciones, dijo Baros.

"Nos quedamos sin nada", dijo Kabler. "Soy un vicepresidente de la Coalicion de Miami para los Desamparados. Ahora se lo que sienten estas personas".

"Anoche pense que iba a perder a mi madre", dijo Steve Thomas, bombero de Fort Lauderdale, despues de haber pasado la tormenta en la devastada casa de sus padres en Cutler Ridge.

El huracan arranco las tiras de madera de los marcos de las ventana. Pero la vivienda resistio el temporal hasta que un poste del tendido telefonico cayo sobre la casa, provocando que el techo saliera volando y las ventanas fueran desprendidas. "Las paredes se estremecian", dijo. "Pense que la casa era solida como una roca, pero el huracan la abrio como un abridor a una lata".

Thomas traslado a sus padres de una habitacion a la otra, buscando refugio mientras el material de aislamiento los golpeaba. Finalmente, se refugiaron en un bano.

En casi todas las esquinas los semaforos colgaban inutiles. La mayoria de los choferes avanzaban con cuidado sobre cables caidos.

El Centro Nacional de Huracanes, en la U.S. 1 cerca del recinto de la Universidad de Miami, recibio un duro golpe del mas intenso borde del noroeste de Andrew.

A las 4:30 a.m., el edificio de ocho pisos empezo a temblar ante una rafaga de viento que llego a 164 millas por hora. El Centro perdio el radar y sistemas de radio, pero los metereologos continuaron recibiendo imagenes de satelite a traves de lineas telefonicas y utilizaron un generador de emergencia para abastecerse de electricidad. Una parte del techo del septimo piso se desplomo, quedando al descubierto tubos, conductos y cables.

En Miller Road, unas cinco millas al oeste del Centro de Huracanes, los fuertes vientos alrededor del ojo de la tormenta arrancaron de raiz arboles viejos. Un almendro de dos pisos de alto fue sacado de raiz.

Cerca de 75,000 personas acudieron a los refugios de emergencia del condado, pero algunos refugios ofrecieron escasa proteccion ante el poder de Andrew.

En el Edificio 7 del recinto sur del Miami-Dade Community College, los refugiados vieron el techo levantarse repetidamente unos cuatro pies y volver a su lugar. Los techos transparentes volaron en la primaria Gloria Floyd Elementary, 12650 SW 109 St., quedando los refugiados expuestos a la lluvia y el viento.

Un tanque de 650,000 galones de combustible en la planta de generacion electrica Turkey Point se perforo en Biscayne Bay, al sur de Miami. La secretaria del Departamento de Regulacion Ambiental, Carol Browner, dijo que el derrame se detuvo despues que unos 25,000 galones se derramaron en la bahia.

Un Boeing de Florida West fue empujado contra la cerca en el norte del Aeropuerto Internacional de Miami. Con la cola destrozada, quedo en medio de la calle sobre un cable de electricidad.

Los redactores de El Nuevo Herald Michael Crook, Gail Epstein, Joan Fleischman, Lisa Getter, David Hancock, Kendall Hamersly, Lydia Martin, Bea Moss, Judy Plankett, Bob Radziwicz, Eleanor Ransburg, Susan Rodin, Janet Shadden, Charles Sirouse, Lorraine Welsch, Bonnie Weston y Nery Ynclan contribuyeron a esta informacion.

  Comentarios