Policiales

Turista se quedó dormida en un Uber y al despertar encontró al conductor encima suyo

Tras haberse quedado dormida en el asiento del frente de un automóvil de Uber, lo primero que la mujer recordó al despertar es que el conductor estaba encima de ella, besándola en los labios.

Sobresaltada, la mujer le gritó: “¡Bájate de encima de mí!” a la vez que lo empujaba.

El conductor, le declaró la mujer a la policía, susurró: “Lo siento”, y se bajó. El automóvil estaba estacionado a un lado de la calle en un lugar que ella no conocía.

En ese momento, la mujer se percató de que tenía los pantalones bajados hasta los tobillos y la parte inferior del bikini estaba corrida a un lado. Tenía descubiertos los genitales.

El conductor, le dijo a la policía, estaba también con la ropa desarreglada, los pantalones abiertos, la ropa interior ligeramente bajada y con el pene afuera.

El jueves por la noche, la Policía de North Miami Beach arrestó a Emilio Lázaro Victores, de 45 años, y conductor de Uber, quien fue acusado de haber agredido sexualmente a la mujer que visitaba el sur de la Florida de Carolina del Sur el pasado 16 de marzo.


De acuerdo con la policía, la víctima había pedido un viaje colectivo de Uber en North Miami Beach para ir hasta Biscayne Park. El acta policial dice que la mujer identificó a Victores por su fotografía en la aplicación de Uber.

La mujer le dijo a la policía que no recordaba si el atacante la había penetrado de alguna forma, pero que le pidió que la llevara de regreso al sitio donde la recogió. Dijo que nunca se bajó del vehículo hasta que Victores la devolvió al sitio donde la recogió. Sin embargo, su aplicación de Uber, muestra que la última dirección donde fue dejada es el 1200 Euclid Avenue en Miami Beach, según el reporte del arresto.

La discrepancia en lugares podría deberse a que Victores le dijo a la policía que terminó el viaje de Uber en Miami Beach, pero luego la llevó al sitio donde la recogió en el norte de Miami-Dade a unas 13 millas de distancia “sin cobrarle nada”, según el acta policial.

La policía dijo que Victores declaró que detuvo el vehículo a un lado de la vía “para chequear los neumáticos”.

La mujer le dijo también a la policía que le faltaba un reloj Rolex que llevaba en la muñeca izquierda y $50 en efectivo que tenía en la parte superior del bikini.

Victores fue acusado de un cargo de intento de agresión sexual contra una persona indefensa. El viernes por la mañana, fue llevado a la cárcel Turner Guilford Knight (TGK), localizada en Miami-Dade, donde permanece preso. Se le fijó una fianza de $25,000.

  Comentarios