Policiales

Tenía una orden de deportación a Cuba. Ahora enfrenta una condena a muerte

David Paneque, de 29 años estaba en libertad condicional tras cumplir 10 años en prisión por apuñalar a un hombre mientras intentaba robarle. Tenía una orden de deportación a Cuba, pero bajo las políticas del gobierno de la isla comunista, apenas se reciben deportados desde Estados Unidos. En libertad condicional, Paneque está acusado de cometer un escalofriante crimen.

La Fiscalía en el sur de la Florida ha anunciado este viernes que intentará pedir la pena de muerte para Paneque, quien está acusado de disparar a quemarropa y asesinar a Leandro López, de 31 años, en un estacionamiento en West Miami-Dade. Paneque se declaró inocente, pero un video de una cámara de vigilancia recogió con claridad el momento del crimen.

Entre los cargos que enfrenta Paneque están asesinato en primer grado, robo a mano armada y posesión de un arma de fuego por un delincuente convicto. Según puede apreciarse en el video de vigilancia, la víctima rogó por su vida justo antes de que Paneque le disparara y después tomara algunas de sus pertenencias.


Los familiares de la víctima, un padre de familia, se encontraban en el tribunal y vestían camisetas con la imagen de López. “Estamos contentos de que posiblemente pague por su crimen y por muchos más que debe haber hecho y nunca pagó”, dijo a la salida de la corte a Telemundo, Ada Vega, tía de la víctima.

“Leandro era muy alegre, muy familiar (...) David y Leandro no eran amigos, estaban juntos ese día pero no eran amigos”, agregó.

En Estados Unidos se estima que vivan más de 37,000 cubanos con orden de deportación a la isla, pero el gobierno cubano solo permite el regreso a cuentagotas de sus nacionales con antecedentes criminales.

“Cuba está en la ‘lista de no cooperación’ del Departamento de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) respecto a la aceptación del regreso de sus ciudadanos que están bajo orden final de deportación”, dijo John Mohan, portavoz de la agencia, en una declaración enviada a Martí Noticias.

A pesar de la mano dura de la Administración Trump hacia la isla, a la que culpa de la crisis en Venezuela, Cuba solo acepta unos pocos cientos de deportados cada año. Durante el año fiscal 2018, las deportaciones alcanzaron un número superior a las 360 deportaciones, un record en al menos dos décadas. De esa cifra unos 131 deportados eran criminales convictos, de acuerdo a informes de Martí Noticias.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios