Policiales

‘Me destruiste... cobarde’: Chofer de Uber que violó a pasajera se carcome al oír su martirio

Chofer de Uber que violó a pasajera se carcome al oír su martirio

Una mujer que llamó a Uber para ir a su casa después de una noche de tragos, se quedó dormida en el auto y tras despertarse se encontró que la habían despojado de la ropa interior y la habían violado.
Up Next
Una mujer que llamó a Uber para ir a su casa después de una noche de tragos, se quedó dormida en el auto y tras despertarse se encontró que la habían despojado de la ropa interior y la habían violado.

Por violar a una pasajera que se había quedado dormida, un antiguo chofer de Uber de Miami fue sentenciado el viernes a 14 años de prisión, pero antes tuvo que escuchar los terribles detalles de cómo su ataque le arruinó la vida a la mujer.

La víctima narró cómo, sumida en la vergüenza, la furia y la confusión, se aisló de amigos y familiares. Durante semanas, dijo, se vio obligada a tomar píldoras para protegerse contra cualquier posible infección de sida. Llegaba tarde a su trabajo, a veces escondiéndose en la oficina para llorar. En una ocasión, contempló suicidarse y presionó un cuchillo contra una muñeca. Dejó de ir a eventos sociales, y ahora le tiene miedo hasta caminar sola.

La mujer no pudo asistir a corte para ver el momento en que lo sentenciaban, y tuvo que enviar una carta que leyó en voz alta uno de los fiscales.

“Es vergonzoso lo débil que me siento y la timidez que siento día a día en mi vida”, escribió la mujer. “Me destruiste. Eres un cobarde”.

Mientras la carta de la mujer era leída en voz alta en una corte de circuito del Condado Miami-Dade, el antiguo chofer Uber y estudiante universitario Nimer Abdallah se cubrió la cara con las manos y comenzó a llorar.

Aunque su víctima no estaba en la sala del tribunal, Abdallah, de 29 años, se dirigió a ella leyendo una declaración que preparó.

“Siento mucho los dolores que le he causado. Lamento también que no se sienta segura”, dijo. “Nada de esto es culpa suya, sino mía. Y mía sola. Estoy seguro de que mis palabras no significan nada para usted, pero quiero decirle que de veras siento mucho lo que le hice”.


La policía arrestó a Abdallah en octubre de 2016 después que su pasajera, tras una noche de tragos en un restaurante, se quedó dormida en el auto que Abdallah conducía y él la llevó a su casa. Abdallah la llevó dentro del apartamento de Miami y la violó. Cuando se despertó, la mujer no tenía puesto ni los pantalones ni su ropa interior.

Cuando el caso se llevó a juicio en mayo, Abdallah declaró que pensaba que el encuentro fue consensual después que la mujer lo besó.

“Aquella noche, pensó que ella estaba de acuerdo en tener sexo con él, pero ahora sabe que no fue así”, dijo Barry Wax, abogado defensor de Abdallah. “No tiene mucha experiencia con mujeres”.

El jurado, sin embargo, no le creyó, y sentenció a Abdallah por dos cargos de agresión sexual, y un cargo de allanamiento de casa con agresión.

“Lo que ocurrió no fue un encuentro romántico”, dijo la fiscal de Miami-Dade Katherine Moore. “Esto fue una violación bien calculada”.

Moore y el fiscal Ian McKenzie pidieron una sentencia de 20 años de cárcel para Abdallah. La jueza de Circuito de Miami-Dade Marisa Tinkler Méndez lo condenó a una pena de 14 años. De igual modo, Tinkler Méndez lo sentenció a 10 años de libertad provisional, y tendrá que inscribirse como delincuente sexual.

Antes de que ocurriera nada, Abdallah, oriundo de Israel, iba en camino del éxito.

Hace más de 10 años se mudó a Miami. Se inscribió en el Miami Dade College, y luego obtuvo un título de Ingeniería en la Universidad Internacional de la Florida (FIU) en 2017, donde se graduó con honores.

Cuando fue hallado culpable en el juicio y llevado a la cárcel, a Abdallah le faltaba un crédito para graduarse con una maestría en Ingeniería.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios