Policiales

Testigo crucial no quiso cooperar con la Fiscalía, que retiró cargos en la muerte de joven

Noricia Talabert
Noricia Talabert

El caso de la fiscalía en el asesinato de Noricia Talbert, de 17 años —quien perdió la vida en el fuego cruzado de una balacera frente a una casa en Florida City— dependía de una testigo crucial.

La mujer nunca titubeó al identificar al adolescente que dijo había disparado.

Pero a la Fiscalía Estatal de Miami-Dade el lunes no le quedó más remedio que retirar los cargos de homicidio contra Christopher Walker, de 19 años, después que la mujer se negó a cooperar con los fiscales o a responder llamadas telefónicas de los detectives y desapareció.

“La testigo fue un problema muy grande para la fiscalía estatal”, dijo el abogado defensor de Walker’, Andrew Rier. Excepto ese testigo, la fiscalía no tenía a nadie más. “No había evidencia física, registros telefónicos, ADN ni huellas dactilares”.

El Miami Herald ha decidido no identificar a la mujer, quien presenció en octubre de 2015 la muerte de Noricia, alumna destacada de la secundaria South Dade que planeaba matricularse en la Universidad del Centro de la Florida. La negativa de la mujer a declarar destaca una dificultad frecuente de los fiscales de Miami-Dade para conseguir fallos de culpabilidad con testigos que temen por su propia vida en asuntos de violencia con armas de fuego.

Walker tenía 15 años cuando fue arrestado por la muerte de Noricia, quien estaba con varios amigos en un auto estacionado. Los investigadores creen que los hechos se debieron a problemas entre adolescentes del vecindario y que el objetivo era un jovencito llamado Dennis Shelby, quien estaba de pie afuera del auto hablando con Noricia.

Shelby estuvo implicado en un asesinato ocurrido el día siguiente de la muerte de Noricia. En ese caso, los fiscales tuvieron que retirar el cargo. Por otra parte, Shelby fue herido de bala de gravedad la semana pasada.

La testigo, quien trabaja cuidado a ancianos, vivía cerca y reconoció a Walker como alguien del vecindario.

“En una escala de cero a cien, ¿qué grado de seguridad tiene usted?”, preguntó el abogado defensor Jonathan Jordan en una declaración bajo juramento en junio de 2018.

“Cincuenta mil, sin duda,” dijo la mujer. “Nunca olvidaré esa noche... ella no tuvo la culpa de nada, era inocente”.

Aunque hubiera declarado en el juicio, la credibilidad de la mujer colgaba de un hilo después de una declaración de tono vulgar y antagónico con el abogado defensor de Walker. Poco antes de comenzar esa declaración jurada, señaló Jordan posteriormente, ella “me amenazó con cortarme los testículos”. En esa declaración jurada, la mujer también:

Admitió furiosamente haber sido arrestada tantas veces —desde prostitución hasta robo a mano armada, hasta mentir a un juez, desde que tenía 13 años— que se olvidó de los detalles de sus casos.

“Por todo tipo de cosas”, le dijo la mujer al abogado defensor Jonathan Jordan. “Drogas, de todo. Hice de todo”.

IMG_3933.jpeg
Christopher Walker, de 19 años, rodeado de partidarios el 16 de septiembre de 2019, después que la fiscalía retiró un cargo de asesinato en su contra en el asesinato de Noricia Talabert., de 17 años. De izquierda a derecha: Ain Walker, su mamá, la abogada defensora Carolle El-Naffy, el abogado defensor Andrew Rier, Walker y el abogado defensor Jonathan Jordan. - Courtesy Andrew Rier

Reconoció haber tenido tres armas de fuego, afirmación de la que pareció retractarse cuando se dio cuenta que los delincuentes convictos no pueden tener armas.

“¿Qué tiempo tuvo usted las armas”, preguntó Jordan.

“Dos meses. Perdón, acabo de tirarme un pedo”, dijo la mujer.

“Está bien, lo vamos a reflejar en el registro”, le contestó el testigo.

Reconoció que eludió repetidas veces de la Policía, haciéndose pasar por otra persona cuando la llamaban, hasta que el detective Zubair Khan, de Miami-Dade, se vio obligado a esposarla y llevarla a la declaración jurada. “Si yo pudiera mentir para salirme de este caso, lo haría”, dijo.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios