Huracanes

Miami en el cono del huracán Ike

Tan pronto como la Florida salió del cono de la trayectoria pronosticada para Hanna, cayó en el de Ike, y ese poderoso huracán podría estar tocando a nuestras puertas el martes.

"Se nos vienen encima muchas cosas, pero nosotros los floridanos somos fuertes'', afirmó el gobernador Charlie Crist. "Podemos con esto''.

La trayectoria exacta del huracán Ike dependerá de las mismas corrientes que están atrayendo en estos momentos a la tormenta tropical Hanna a tocar tierra mañana en las Carolinas, aunque no es probable que Ike le siga los pasos.

Hasta la noche del jueves, la mayoría de los modelos de pronóstico, incluyendo el pronóstico oficial del Centro Nacional de Huracanes, señalan que Ike pasará por las islas Turcos y Caicos, las Bahamas, y luego el sur de la Florida.

Crist llamó a Ike "una tormenta peligrosa y fuerte''. Esta se intensificó rápidamente hasta convertirse en un huracán de categoría 4 con vientos máximos de 145 mph, pero los meteorólogos esperaban que bajara ligeramente a una tormenta de categoría 3 durante el fin de semana mientras se acerca a la Florida.

Un huracán del calibre de Ike podría ser catastrófico para las naciones caribeñas que están todavía luchando por recuperarse de Gustav y Hanna.

"Esto es preocupante para nosotros'', declaró Edwin Olivares, director del Centro de Operaciones de Emergencia de la República Dominicana. "Esta es una tormenta con mucha lluvia, mucho viento y muchas ráfagas. Cualquiera de estos elementos puede ser catastrófico''.

Más de 150,000 personas en la República Dominicana seguían sin electricidad a causa de Hanna, a la cual se culpaba de 61 muertes en Haití y dos en Puerto Rico.

La cólera de Hanna azotó menos de una semana después de que el huracán Gustav pasara arrasando por La Española y el occidente de Cuba, con un saldo de 76 personas muertas en Haití, 8 en República Dominicana y la destrucción de miles de hogares en Cuba.

Los cubanos trabajaban el jueves diligentemente para reconstruir los pueblos de la provincia de Pinar del Río, la Isla de la Juventud y otras áreas terriblemente dañadas, pero algunos dijeron que los reportajes de los medios de prensa no mencionaron que la isla entera estaba dentro del cono de la trayectoria predicha para Ike.

"Están tratando de levantar el espíritu de la gente'', afirmó Eloy Gutiérrez, ex miamense que regresó a Cuba.

"Hablarles de otro ciclón lanzaría por tierra las esperanzas de la gente''.

Todavía se espera otro ciclón: la tormenta tropical Josephine, la décima tormenta con nombre en lo que se ha ido convirtiendo en una temporada ciclónica muy activa.

Josephine apenas se movió el jueves, y según los meteorólogos muestra poco potencial de convertirse en huracán o afectar tierra firme pronto.

Hanna se alejó el jueves de las Bahamas sin haber causado grandes daños.

"Nosotros estamos tranquilos'', declaró Stephen Russell, director interino de la Agencia Nacional de Manejo de Emergencias de las Bahamas. "Tan pronto estemos libres de Hanna, tendremos que prestarle atención a Ike, que es potente''.

Se esperaba que Hanna toque tierra cerca de la frontera de Carolina del Sur con Carolina del Norte el sábado por la mañana como tormenta tropical con vientos máximos de 70 mph.

Este viernes deben abrir los refugios de emergencia en las Carolinas, donde se planeaba también cerrar los puertos y cancelar los juegos de football de high school en la noche del viernes. Muchos residentes colocaron las contraventanas en sus hogares y compraron abastecimientos, mientras que otros en zonas bajas de la costa evacuaron voluntariamente a lugares más alejados.

"Tenemos la esperanza de que el buen Señor nos bendiga y esta tormenta pase de largo, pero estamos preparados si pasara algo'', declaró Keith Sumney, alcalde de North Charleston, en Carolina del Sur.

ebenn@MiamiHerald.com

Los periodistas de The Miami Herald Trenton Daniel y Carol Rosenberg contribuyeron a este reportaje, que utilizó material suplementario de la Associated Press.

  Comentarios