Huracanes

Antes de plantar un árbol, piense en su tamaño y las raíces

''El árbol apropiado en el lugar preciso'' es desde hace mucho el lema de los expertos. Cuando usted escucha esa frase, probablemente piense en no sembrar un árbol grande debajo de líneas eléctricas. Tiene toda la razón.

Pero hay más, especialmente cuando se trata de plantas que resistan vientos huracanados.

Los árboles grandes --cedro, roble, tamarindo-- necesitan áreas grandes para echar raíces. Los árboles que crecen en la tierra caliza de Miami-Dade pueden tener entre cuatro y 10 raíces laterales como anclas. La mayor parte de sus raíces finas están a una profundidad de entre 12 y 18 pulgadas, justo debajo de la hierba. En una tierra que drene bien, algunas raíces pueden tener entre 3 y 10 pies de profundidad, pero la mayoría están más cerca de la superficie.

Todos los años las raíces crecen entre 4 y 10 pies en cualquier dirección. Eso significa las raíces han crecido unas tres veces el tamaño de las ramas en 18 meses.

Si un árbol grande tiene espacio limitado para las raíces, quizás es necesario podarlo con más frecuencia para que no crezca mucho. Como la regla de oro es no podar más de 25 o 30 por ciento de las ramas de una vez, es posible que tenga que podarlo repetidas veces.

Piense primero en el árbol apropiado y el lugar ideal, y así se ahorrará dinero. También mejorará la resistencia del árbol a los huracanes.

Un árbol pequeño en un espacio pequeño puede ser la fórmula ideal para plantar en esa esquina entre el garaje y la casa o la piscina y el patio.

Una vez plantado, tiene que prestar atención a su salud, dijo Mary Edwards, arboricultor de ValleyCrest Tree Care. ValleyCrest es una empresa de mantenimiento de jardines con oficinas en todo Estados Unidos. Muchas personas plantan un árbol y piensan que no tienen que hacer nada más. Pero no es así. Es necesario que lo riegue, fertilice y pode para que crezca saludable.

La poda debe hacerla un arboricultor asegurado y certificado. Puede escogerlo de una lista de IFAS/Cooperative Extension Service en su condado.

La poda puede mantener un árbol saludable al eliminar la madera muerta, por donde entran insectos y enfermedades. La poda debe eliminar numerosas ramas, que probablemente se desprendan en una tormenta.

La poda puede dar belleza a un árbol, no sólo abriendo las ramas para que pase el aire, sino también poner los frutos al alcance de la mano y hacer que eche más flores.

Entonces, ¿se deben poder los árboles todos los años? ''Depende de la edad del árbol'', dijo Edwards. ``Los árboles jóvenes crecen más rápido y necesitan un tipo diferente de poda que los árboles más viejos''.

Los árboles jóvenes se podan buscando ''integridad estructural'': un follaje equilibrado con un tronco único y ramas laterales. Lograr eso puede demorar años. Cuando los árboles envejecen, entonces puede podarlo una vez al año, dijo Edwards.

Los árboles viejos tienen que revisarse con más cuidado en busca de hoyos o materia muerta, que los hace vulnerables a los vientos.

Algunos árboles son más resistentes al viento que otros, como los geiger, mangos, mimusops, robles, cedros, tamarindos y muchos tipos de palmeras.

Los árboles frágiles, que el viento puede dañar con facilidad, son la bischofia, aguacate, tulipán africano, jacaranda, sauce llorón y pino australiano. La tabebuia amarilla es inestable en el viento y puede caer fácilmente. El pino Norfolk Island pierde las ramas se queda como un poste altísimo. Las palmeras reales, con coronas pesadas y muchas veces llanas de semilla, tienden a caer en los ciclones.

Para ayudar a los árboles a sobrevivir huracanes, plántelos en grupos, sugiere Edwards. Cuando se siembran solos son más vulnerables. Incluso árboles pequeños plantados en grupos pueden sobrevivir mejor una tormenta.

Hay muchos tipos de árboles resistentes al viento, como los robles, grandes y pequeños. El almácigo, uno de los árboles floridanos más altos, tiene una buena tolerancia al viento. El Distrito de Administración Hidráulica del sur de la Florida dice que otros árboles con buena resistencia al viento son la higuera, quiebrahacha y el buttonwood.

Los árboles con tolerancia intermedia a los vientos son el ciprés, el gumbo, hicaco, dahoon holly, red bay y Jamaica caper.

  Comentarios