Huracanes

Plan para sobrevivir, paso por paso

Cómo prepararse para sobrevivir un huracán

COSAS PARA HACER AHORA

 Establecer un plan de emergencia familiar. Discutan cómo prepararse y responder a un huracán y qué llevar si hay evacuación.

 Prepare un kit de emergencia que incluya suministro de agua para tres días (un galón por persona al día), comida que no se eche a perder, abrelatas de mano, linterna, radio portátil, teléfono no inalámbrico, muchas baterías, medicinas por receta, documentos valiosos, efectivo, colchón de aire, botiquín de primeros auxilios, mudas de ropa extra, un juego más de las llaves del carro y artículos especiales para niños, ancianos o impedidos.

 Inventario de pertenencias. Tome fotos o videos de cada habitación. En caso de daños, le ayudará a identificar cosas perdidas. Haga copias extra para el asesor de reclamaciones de seguros. Guarde las fotos en un lugar seguro y seco.

 Evalúe sus preparaciones antes del huracán. Conozca rutas seguras tierra adentro y adónde ir si tiene que evacuar.

 Prepárese para evacuar con sus mascotas. En los albergues de Miami-Dade y uno de Broward que las aceptan hay que inscribirse con antelación y el espacio es limitado.

 Guarde materiales como contraventanas o madera laminada para asegurar la casa.

 Verifique el estado del techo y la estructura de la casa y haga los arreglos necesarios.

 Arranque los cocos y retire objetos del patio.

 Revise el extinguidor de incendios.

 Amarre bien botes y remolques o llévelos a un lugar seguro.

 Revise sus pólizas de seguro de propietario, contra viento e inundación.

EN CASO DE ALERTA

DE HURACAN

 Escuche boletines actualizados o visite el Centro Nacional de Huracanes en www.nhc.noaa.gov.

 Llénele el tanque de su auto y verifique la batería está en buenas condiciones.

 Llene los tanques de propano de las hornillas.

 Compruebe que sus equipos a batería funcionan. Un radio podría ser su única conexión con el mundo exterior durante y después de un huracán.

 Pase revista a los preparativos con su familia.

 Escoja dos lugares para reunir a su familia: fuera de la casa en caso de emergencia, como un incendio, y fuera del vecindario, en caso que no pueda regresar a casa.

 Acuerde un número telefónico fuera de la ciudad con familiares y amigos para comunicarles su paradero después de una tormenta.

 Compre sus medicamentos por receta.

 Acumule suficientes alimentos enlatados, refrescos y agua.

 Guarde documentos de seguro médico y propiedad, constancia de vacunaciones e información médica en un sobre impermeable por si tiene que evacuar.

 Si no está en una zona de evacuación, determine cuál es la habitación seguras de la casa, lejos de ventanas.

 Coloque contraventanas y contrapuertas según las las normas locales.

 No pode ramas de árboles, que pueden convertirse en proyectiles peligrosos con el viento.

 Sepa dónde están las llaves de control general de electricidad, agua y gas.

 Inspeccione y asegure el anclaje de casas móviles o remolques.

EN CASO DE ADVERTENCIA

 Siga las instrucciones de las autoridades.

 Llene bañeras y jarras de agua, a razón de un galón de agua diario por persona.

 Baje al mínimo la temperatura del congelador para mantener fríos los alimentos.

 Entre cualquier objeto que pueda ser peligroso en vientos muy fuertes: buzones, depósitos de basura, muebles de patio e implementos de jardinería. Amarre cualquier cosa que no pueda entrar a la casa y anime a sus vecinos a que hagan lo mismo.

 Instale contraventanas o cubra todas sus puertas y ventanas. Refuerce las puertas de garaje que no cumplan el código actualizado.

 Mantenga las ventanas cerradas durante la tormenta.

 Desconecte el gas de los aparatos a nivel de la válvula. No cierre la línea principal. Desconecte los tanques de propano de los aparatos.

 Retire las antenas.

 Trabe las puertas o ventanas corredizas con una barra.

 Cierre las cortinas.

 Desconecte la electricidad de la piscina y cubra la bomba y el filtro con material impermeable. Retire y guarde la cerca de protección de niños de la piscina.

 Con el kit de huracanes quédese en la habitación segura, con zapatos fuertes, algo que cubra la cabeza, como una almohada, y el extinguidor.

CASAS MOVILES

 Son particularmente vulnerables, así que deben evacuar con tiempo cuando haya peligro de tormenta.

 Entre todos los objetos que estén fuera.

 Baje los toldos. Cierre o incluso proteja con tablas puertas y ventanas.

 Cuando se emita una advertencia de tormenta, evacúe. Vaya a casa de algún amigo o familiar, o a un albergue.

EDIFICIOS ALTOS

 Los vientos son más fuertes en los pisos más altos. Las puertas y ventanas de vidrio pueden quebrarse y debilitar la estructura.

 Si vive en una zona de evacuación, tiene que salir cuando se ordene.

 Si vive fuera de la zona de evacuación, busque albergue entre los pisos tercero y décimo, para mantenerse a salvo de las marejadas o fuertes vientos.

 Conozca la ubicación de todas las escaleras de salida. Cuente los escalones por si no hay luz.

 No use el ascensor.

 Decida dónde se reencontrará la familia.

 Entre todo de patios y balcones. Cierre las ventanas y puertas corredizas e instale las contraventanas.

 Si su apartamento es alquilado, sepa de qué es responsable el dueño, como las contraventanas.

 Los administradores de edificios o condominios deben organizar un grupo responsable de crear un plan para asegurar el lugar.

 Establezca normas para estacionar autos y botes.

 Los ascensores deben detenerse en el último piso para evitar daños por agua.

 Designe un área estructuralmente segura para que los vecinos se reúnan, como un pasillo en el cuarto piso.

 Establezca un sistema para saber qué vecinos planean salir del edificio y saber dónde está el resto.

INSTRUCCIONES

ESPECIALES

 Las mujeres en su último mes de embarazo o delicadas deben preguntar a su médico si es necesario hospitalizarse. La mayoría de los hospitales no admiten mujeres embarazadas sin autorización de un médico. Si las ingresan, los hospitales generalmente no permiten que hijos o cónyuges se sumen a la paciente.

 Los niños deben ayudar con los preparativos, eso les permitirá hablar de sus temores y compartir las responsabilidades de la familia.

 Los vecinos que necesiten asistencia o tengan equipos médicos eléctricos necesitan ayuda en una evacuación. Deben inscribirse en la entidad condal apropiada antes de la tormenta y contactar a su oficina de manejo de emergencias y llenar una solicitud de asistencia.

 Los diabéticos deben encontrar un lugar fresco para la insulina, que se mantiene bien hasta 85 grados. Los diabéticos deben chequearse el azúcar con mayor frecuencia que de costumbre y tener dulces o jugos a mano en caso de emergencia.

 Los pacientes de diálisis deben gestionar con sus médicos para someterse a diálisis lo antes posible.

 Los ancianos que viven en edificios altos deben evacuar si se les ordena. Incluso lejos del mar la electricidad puede fallar y dejarlos atrapados.

DURANTE EL HURACAN

No se acerque a puertas o ventanas, colóquese en pasillos o clósets. Tenga algún cojín o almohada para para protegerse la cabeza.

 Si está en un edificio de dos pisos, vaya a una habitación interior en la planta baja.

 Deje paso libre a una salida accesible en caso de incendio.

 No salga, ni siquiera cuando el viento se calma al pasar el vórtice del ciclón.

 Prepárese para inundaciones de agua de mar.

 Si tiene mascota, manténgala con usted en una jaula.

 Manténgase informado con radios o televisores de baterías.

SI TIENE QUE EVACUAR

 Las autoridades emitirán una orden por radio y televisión. También trasmitirán listas de albergues y las horas que abren. Siga las rutas recomendadas para llegar a los centros de evacuación y llegue al lugar de día.

 Evite las calles o carreteras inundadas, también puede haber un puente roto.

 Lleve suministros a los albergues: alimentos, ropa limpia y zapatos, medicina, pañales y otros artículos sanitarios. Lleve un radio, un lápiz, un cuaderno, documentos importantes, linterna, ropa de cama, bolsas plásticas para la ropa sucia y algo para entretenerse.

 En la mayoría de los albergues no se permiten mascotas --excepto perros lazarillos--, armas de fuego ni bebidas alcohólicas. Busque un albergue para su mascota.

 Inscríbase al albergue al llegar. La Cruz Roja mantiene constancia de los albergados. La lista se puede consultar en todo el país por internet.

 Bríndese voluntariamente para asistir a los trabajadores del albergue.

 Mantenga su área limpia y ordenada. Mantenga el sentido del humor porque la tensión generalmente es alta.

DESPUES DEL HURACAN

 Regrese a casa sólo cuando las autoridades lo recomienden. Las autoridades son las más informadas sobre áreas accesibles y carreteras transitables.

 Salga con cuidado: es posible que haya cables eléctricos en el suelo. Fíjese donde pisa y mantenga a sus mascotas dentro de casa.

 Ayude a los vecinos que necesiten asistencia con niños pequeños, ancianos o impedidos.

 Aléjese de zonas de desastre.

 Maneje con mucho cuidado. Todas las intersecciones deben tratarse como si hubiera una señal de pare.

 Informe lo más pronto posible a sus amigos, familiares y centro de trabajo que está bien.

 No hable mucho por teléfono. Si la línea está ocupada puede ser exceso de llamadas. La internet también puede afectarse.

 Fíjese si tiene el agua necesaria.

 Tenga cuidado con insectos u otros animales que puedan huir de las inundaciones y buscar lugares secos.

Las autoridades locales, estatales y federales responden lo más pronto posible a las emergencias, pero la población debe hacer planes porque quizás no reciba ayuda en por lo menos tres días.

 Si no tiene las cosas básicas que necesita, diríjase a un lugar de ayuda lo más pronto posible. Ciertas entidades públicas, privadas y de voluntarios pueden entregarle agua, comida, atención médica y albergue.

 Guarde todos los recibos de artículos que compre antes que se restaure la electricidad. Su seguro a alguna ayuda del gobierno pueden cubrir ciertos gastos.

  Comentarios