Huracanes

Llene el tanque, estacione en un lugar seguro

ANTES DEL HURACAN

 Mantenga su vehículo en un garaje o cobertizo. Si no puede, colóquelo cerca del edificio en el lado opuesto al viento. Las furgonetas y semiarrastres pueden volcarse con los vientos fuertes.

 Las familias con dos carros pueden estacionar uno en un garaje público y el otro en la casa. Las inundaciones y los caminos cerrados pueden imposibilitar la recuperación de su carro inmediatamente después del huracán. Generalmente hay pocos cristales en los garajes, pero si los lados están abiertos cualquier objeto o el agua pueden dañar el carro.

 Llene el tanque si puede. Es posible que no haya combustible durante días después de la tormenta.  Asegúrese que la batería está completamente cargada. La humedad después de la tormenta pudiera dificultar el arranque del vehículo. En una emergencia seria, el radio de su carro pudiera ser su única fuente de información.

 Si el vehículo está cerca de la playa, precinte las ventanillas para evitar que el impacto de la arena afecte el carro y quítelas inmediatamente después de la tormenta para evitar marcas en el vehículo.

 No estacione cerca de un árbol que pueda caer sobre el carro.

 No estacione cerca de líneas eléctricas que puedan caer sobre su vehículo.

 No estacione entre dos edificios cercanos porque el viento puede concentrarse en esa zona.

DURANTE EL HURACAN

 No salga a pasear en su vehículo durante la tormenta porque puede quedar atrapado en la arena en los caminos de la playa o paralizado en las calles inundadas.

DESPUES DEL HURACAN

 No arranque el carro si el agua ha subido hasta tener contacto con el motor, según la AAA. Reemplace todos los líquidos y haga que un mecánico inspeccione el vehículo. Recuerde, su carro pudiera funcionar pero el agua puede haber afectado el equipo electrónico o las bolsas de aire.

 No conduzca sobre agua estancada. Un carro normal puede ser barrido por 12 pulgadas de agua en movimiento.

 Si no hay electricidad, desconecte la puerta eléctrica de su garaje. Todos los abridores de puertas de los garajes tienen una desconexión de emergencia, un pequeño cordón que cuelga del mecanismo en la parte superior de la puerta. Hale la cuerda para desconectar el motor.

 No salga a pasear en su carro después de la tormenta puesto que pudiera obstaculizar los trabajos de recuperación.

  Comentarios