Huracanes

Coma sabroso durante los apagones

Esta temporada de huracanes será ni número 30 en el sur de la Florida. Aunque afortunadamente hemos evitado la devastación total, algo nos ha tocado.

Además de los daños al techo y la verja que nos dejó Andrew en 1992, fueron los apagones --que duraron 10 días en 100292 y una semana o más durante la trifecta de Katrina-Rita-Wilma en el 2005-- lo que más nos afectaron. Esas experiencias, conjuntamente con numerosos apagones de dos o tres días, han formado mi enfoque sobre los preparativos para un huracán.

La Dirección Federal de Manejo de Emergencias ofrece consejos concisos sobre las provisiones para cualquier emergencia, cuyo sumario acompaña a este reportaje. Mi consejo, nacido de mis propios errores e innumerables llamadas de lectores del Herald a lo largo de los años, pueden resumirse mejor en una lista de cosas que hacer y no hacer.

  No compre alimentos que normalmente no consume.

Latas de estofado con sal, salchichas grasosas y de poco sabor vivieron en mi despensa durante años después que mi esposo las compró en preparación para un huracán. A final de cuentas, las doné con cierto sentido de culpabilidad. La lección: si usted no sirve esa comida en tiempos normales, olvídese.

Concéntrese mejor en alimentos multipropósito enlatados y empacados que pueda usar fácilmente cuando termine la temporada de huracanes:

 Frijoles (sin sazonar).

 Atún, salmón y pollo (los paquetes de pechugas de pollo son especialmente convenientes).

 Salsa (mézclela con arroz y frijoles para una buena comida).

 Vegetales como maíz, zanahoria y vainitas en lata.

Hace 30 años los granos eran un reto en tiempos de huracán, pero ahora tenemos paquetes de arroz precocido. (Uncle Ben's Ready Rice es una de las marcas. Los sazonados tienen exceso de sal). Si tiene una hornilla de gas donde hervir agua, el cuscús es otra buena opción.

  No llene la nevera durante la temporada de huracanes.

Un fin de semana hace varios años llegué del supermercado con las bolsas llenas de carne y otros alimentos perecederos caros. ''¿No sabes que hay una tormenta en el Golfo?'', me preguntó incrédulo mi esposo. El sin de semana siguiente mi falt de atención me había costado cientos de dólares en comida desperdiciada.

Desde entonces he tratado de mantener un inventario magro de alimentos perecederos durante la temporada de huracanes, y le aconsejo que haga lo mismo. Es un buen momento del año para echar a la olla lo que tiene en el congelador. La mayoría de los alimentos congelados comienzan a deteriorarse después de varios meses, así que es una buena estrategia incluso sin apagones.

 No olvide que muchos alimentos refrigerados no se echan a perder a temperatura ambiente.

A juzgar por las llamadas de teléfono que he contestado a lo largo de los años, mucha gente no sabe que muchos alimentos que guardan en el refrigerador se mantienen bien a temperatura ambiente si hay un apagón. Esta es una parte de la lista.

 Quesos duros: cheddar, colby, suizo, parmesano, provolone, romano, queso procesado, queso seco rallado.

 Productos lácteos: mantequilla y margarina.

 Frutas frescas enteras y vegetales (manzanas, naranjas, zanahorias y papas) y frutas frescas.

 Condimentos y alimentos para untar: mermeladas, gelatina, salsa para tacos, mostaza, salsa de tomate y pepinillos.

 Pan, galletas y tortillas mexicanas.

SANDWICH

WRAP DE SUSHI DE SALMON

Si usted no tiene tortillas para hacer wraps, sírvalo como ensalada. Los limones y el jengibre fresco se pueden guardar a temperatura ambiente si hay un apagón.

 2 latas (de 6 onzas) de salmón rojo o rosado, escurrido y cortado en pedacitos

 2 cucharadas de zumo de limón

 1 cucharadas de jengibre recién rallado

 1 cucharada de salsa de soya light

 1 cucharadita de azúcar

 1 bolsita (de 8 a 9 onzas) de arroz integral cocido

 1 lata (de 8 onzas) de castañas de agua picadas en lascas y escurridas

 ¼ taza de cebollino cortado (opcional)

 2 cucharaditas de semillas de ajonjolí (opcional)

 2 tazas de hojas tiernas de espinaca (opcional)

 4 tortillas de harina (de 10 pulgadas), preferiblemente con sabor a espinaca

Use un tenedor para mezclar el salmón con el jugo de limón, el jengibre, la salsa de soya y el azúcar. Agréguele el arroz, las castañas de agua, el cebollino y las semillas de ajonjolí; bátalo suavemente con el tenedor para mezclarlo todo.

Prepare una capa de hojas de espinaca en la mitad inferior de cada tortilla, dejando espacio alrededor de los bordes. Unte porciones iguales de la mezcla de salmón y arroz sobre la espinaca, y luego cúbralas con otra capa de hojas de espinaca. Doble los lados y el borde inferior de la tortilla hacia el centro sobre el relleno, y luego enróllela para que la tortilla cubra el relleno. Sírvalos con wasabi. Da para 4 porciones.

Por cada porción: 398 calorías (22 por ciento de grasa), 9.6 g grasa (2 g saturada, 3.4 g monoinsaturada), 44.2 mg colesterol, 23.9 g proteína, 52.8 g carbohidratos, 3.9 g fibra, 1,036 mg sal.

ACOMPAÑANTE

ENSALADA DE MANZANA Y PAPA DULCE

Las vinagretas y los aliños embotellados con ingredientes ácidos como la mostaza se mantienen a temperatura ambiente. Si usted tiene apio en el refrigerador, esta es una buena receta para usarlo antes de que se ponga mustio. Agréguele jamón enlatado y tendrá una cena deliciosa.

 1 lata (de 15 onzas) de boniatos (batatas) en almíbar light , escurridos y cortados en cuadritos

 1 lata (de 8 onzas) de piña en trocitos, escurrida

 1 manzana, picada en cuadritos y sin el corazón

 ½ taza de apio picado en cuadritos

 ½ taza de almendras o semillas de marañón machacados

 ¼ taza de aliño de miel y mostaza (de botella)

 2 cucharaditas de jengibre recién rallado

 6 tazas de ensalada mixta (opcional)

Combine los boniatos, la piña, la manzana, el apio y las semillas de marañón en un plato hondo grande. En un plato más pequeño, combine el aliño de miel y mostaza y el jengibre; échelo sobre la mezcla de boniato y revuélvalo ligeramente. Sírvalo sobre ensalada mixta, si la tiene. Da para 6 porciones.

Por cada porción: 200 calorías (32 por ciento de grasa), 7.3 g grasa (1.3 g saturada, 3.8 g monoinsaturada), 0 colesterol, 2.9 g proteína, 32.9 g carbohidratos, 2.9 g fibra, 101.6 mg sodio.

ENSALADA

ENSALADA DE FRIJOLES CON HIERBAS Y TOMATE

El ají y la cebolla se conservan bien a temperatura ambiente. Si no tiene tomates frescos, use 2 latas de tomates picados y escurridos (de 14 onzas) y échelos en la ensalada.

 1/3 taza de aceite de oliva extra virgen

 ¼ taza de vinagre de vino tinto

 1 cabeza de ajo, desmenuzada

 Sal kosher y pimienta recién molida, a su gusto

 2 latas de judías cannellini (de 15 onzas), escurridas

 1 taza de chile verde suave (de 4 onzas), escurrida

 1 taza de aceitunas maduras lasqueadas (de 16 onzas), escurrida

 ½ cebolla mediana, picada

 ¼ taza de apio picado

 ¼ taza de ají rojo o verde, picado

 ¼ taza de perejil italiano de hoja plana, picado

 1 cucharada de orégano fresco, picado

 4 tomates grandes y maduros (unas 2 ½ libras) o 2 pintas de tomates ''uva'' (ver nota anterior)

Revuelva el aceite, el vinagre, el ajo, la sal y la pimienta en un plato hondo grande. Vaya añadiendo los frijoles, las aceitunas, la cebolla, el apio, el ají, el perejil y el orégano. Déjelo reposar por 30 minutos para que se le asiente el sabor.

Para servirlo, corte los tomates a la mitad por el extremo del tallo y sáqueles la parte de adentro. Corte en cruz las mitades en lascas de media pulgada de grueso. Coloque los tomates en una fuente larga y honda y espolvoréelos con sal y pimienta. Eche con una cuchara la ensalada de frijoles sobre los tomates y sírvalo. Da cuatro 4 porciones como plato fuerte u 8 como acompañante.

Por cada porción (en base a 4): 558 calorías (44 por ciento dr grasa), 28.2 g grasa (3.9 g saturada, 19.9 g monoinsaturada), 0 colesterol, 18.7 g proteína, 63 g carbohidratos, 17 g fibra, 1,141 mg sodio.

  Comentarios