Huracanes

Nicole deja a Miami empapada

La calles inundadas de Miami Beach a causa de la tormenta tropical Nicole.
La calles inundadas de Miami Beach a causa de la tormenta tropical Nicole.

En el Aeropuerto Internacional de Miami algunos vuelos fueron cancelados. En la playa grupos de surfistas aprovecharon el fuerte oleaje. En las autopistas el tráfico estuvo más congestionado que de costumbre.

Aunque menos fuerte de lo que se esperaba, la tormenta tropical Nicole empapó el miércoles el sur de la Florida con un sistema consistente de lluvias que puso en alerta a la población y las autoridades.

"Ha sido un día complicado'', dijo Roberto Alvarado, un estudiante de enfermería del área del downtown. "El agua no paró de caer''.

Nicole, la decimosexta depresión de la actual temporada de huracanes en el Atlántico, sufrió un repentino cambio en su trayectoria en las primeras horas del miércoles y se desvió hacia el este, degradándose a mitad de la tarde en un sistema de bajas presiones. Aún así, arrastró mal tiempo durante casi todo el día y obligó a los surfloridanos a salir más temprano de sus hogares y echar mano de paraguas e impermeables.

Uno de ellos fue Amílcar Recino, un panadero de Hialeah.

"Tomé el autobús temprano para ir a trabajar'', comentó Recino, de 46 años. "Y ahora, aunque me he mojado un poco esperando, no he tenido mayores problemas''.

En el área metropolitana de Miami-Dade y Broward los aguaceros causaron embotellamientos y una media docena de choques en tramos dispersos de la I-95 y el Palmetto. Mientras, en zonas de Miami, Hallandale Beach, Júpiter y Kendall se registraron unas 3 pulgadas de lluvia.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) pronosticó acumulaciones de hasta 8 pulgadas en el extremo sur del estado, los Cayos y el noroeste de Bahamas. En el Condado de Miami-Dade las autoridades del gobierno municipal instaron desde muy temprano a los residentes a que tomen medidas de precaución, como mantenerse alejados de cables y postes de electricidad.

Ed Hernández, director del Centro de Servicios del Distrito de Acueductos del Sur de la Florida, dijo que no se reportaron emergencias de consideración, debido a que el nivel de las aguas de los canales había sido controlado anticipadamente, según explicó. Desde el inicio de la temporada de huracanes, que arrancó el 1ro. de junio, el sur de la Florida ha registrado aproximadamente 25 pulgadas de lluvia, es decir, 3.55 pulgadas más sobre el índice normal.

"El sistema ha trabajado muy bien y no hemos recibido reportes de inundación'', sostuvo Hernández a El Nuevo Herald. "Pero estamos preparados para usar otras medidas si es que recibíamos más agua de lo que esperábamos''.

Las inclemencias del tiempo obligaron retrasar una decena de vuelos y cancelar otros 26 que estaban listos para despegar del Aeropuerto Internacional de Miami (MIA). El aeropuerto de Fort Lauderdale tampoco estuvo exento de problemas a raíz de las lluvias y se registraron demoras de unos 20 minutos para las salidas de vuelos que cubren rutas sobre la costa este del país.

En Miami, algunas calles anegadas aguaron el trabajo de pequeños y medianos negocios, pero ayudaron a impulsar otros como el servicio de taxis en el área de South Beach.

"Hay poca gente en la calle, muy poca gente'', lamentó Angel Hernández, dueño de la frutería Los Pinareños, mientras observaba una calle desierta de peatones en La Pequeña Habana. "Cuando el día está bueno hay mucho tráfico y todo, muchos turistas, pero hoy no''.

La inestabilidad meteorológica provocó interrupciones del suministro eléctrico que afectó a unos 900 clientes de la Florida Power & Light (FPL), según confirmó el portavoz de la empresa, Mayco Villafaña.

"El impacto fue mínimo en todo el Condado de Miami-Dade y Broward. Nosotros tenemos cuatro millones y medio de clientes y son menos de 900 los que se quedaron sin servicio eléctrico en los 35 condados [de Florida]'', dijo Villafaña.

En Cuba, el paso de Nicole se hizo sentir con copiosas lluvias y rachas de vientos de unas 40 millas por hora. A su paso dejó intransitables algunos caminos, pero no afectó los desvencijados edificios de la capital habanera. En Jamaica, las autoridades de la Oficina de Desastres y Emergencias reportaron al menos un muerto debido a inundaciones, así como también puentes derribados y carreteras afectadas por deslizamientos de tierra.

Rick Blake, meteorólogo del Centro Nacional de Huracanes (CNH), en Miami, dijo que el peligro de inundaciones podía mantenerse, así como también la posibilidad de que se fortalezcan ráfagas de lluvia dispersas asociadas al vórtice de Nicole.

En Biscayne Boulevard, los caprichos de la lluvia pusieron en aprietos a transeúntes como José Andrade, que dependen del transporte público.

"Hay mucha lluvia'', comentó. "Uno se tiene que mojar y todo se demora más''.

Los reporteros de El Nuevo Herald Melissa Sánchez, Enrique Flor y Mar Cabra contribuyeron a esta información.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios