Huracanes

Las Carolinas se preparan para daños catastróficos. El huracán Florence se fortalece

Florence se convierte en huracán y continuará intensificándose en el sureste de EEUU

La tormenta Florence se transformó de nuevo en huracán y se espera que sea un peligroso ciclón que atacará la costa sureste de Estados Unidos.
Up Next
La tormenta Florence se transformó de nuevo en huracán y se espera que sea un peligroso ciclón que atacará la costa sureste de Estados Unidos.

El huracán Florence se aproximaba el martes a la costa este de Estados Unidos con poderosos vientos de 140 millas por hora (220 km/h) que pudieran causar daños catastróficos si mantiene esa intensidad al tocar tierra el próximo jueves, advirtieron meteorólogos.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) emitió este martes la alerta de huracán para zonas de las costas de Carolina del Norte y Carolina del Sur y alerta de tormenta tropical para algunas zonas costeras de Virginia, de acuerdo con su boletín de las 5:00 p.m.

Los vientos de este huracán categoría 4 incrementaron su intensidad en las últimas horas y el CNH pronostica que “se fortalecerá aún más” en las próximas 24 horas.



Un huracán de esa categoría puede causar daños catastróficos, derribando estructuras que no estén fuertemente construidas, árboles y el tendido de electricidad, así como ocasionar daños severos a los techos y paredes de las casas, causar fuertes marejadas e inundaciones que pueden poner en peligro la vida de las personas, de acuerdo con el CNH.

Florence se moverá por el suroeste del Atlántico entre Bermuda y las Bahamas hasta el miércoles. El jueves y viernes se acercará a la costa de Carolina del Norte y Carolina del Sur, según la proyección de trayectoria del CNH.

El presidente Donald Trump declaró el estado de emergencia para Carolina del Norte y Carolina del Sur, facilitó la ayuda federal a esos territorios y canceló los actos de campaña que tenía previstos para el jueves y el viernes.

“No se ha visto nada como lo que viene en 25, 30 años, tal vez nunca. Es tremendamente grande y tremendamente lluvioso. Grandes cantidades de agua”, dijo Trump en un acto en el Despacho Oval tras reunirse con las autoridades del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) y FEMA.


Cerca de un millón y medio de personas han recibido órdenes de evacuar sus viviendas en las costas de Virginia, Carolina del Norte y del Sur a medida que se acerca Florence, que podría alcanzar la máxima categoría en la escala Saffir-Simpson cuando toque tierra en algún punto de la costa este en esos estados.

“La combinación de oleaje peligroso y la marea causará que las áreas normalmente secas cercanas a la costa se inunden al aumentar las aguas que se mueven hacia el interior desde la costa”, alertó en el boletín.

Se espera que desde Cabo Fear hasta Cabo Lookout, en Carolina del Norte, las olas tengan de 6 a 12 pies y que el huracán arroje de 15 a 20 pulgadas de lluvia sobre zonas de las Carolinas y de otros estados cercanos en el Atlántico desde finales de esta semana hasta principios de la próxima.

“Esta será una tormenta que creará y causará daños masivos a nuestro país”, dijo Jeff Byard, administrador adjunto de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés), en una rueda de prensa. “Va a ser una recuperación a largo plazo. No va a ser una tormenta de la que nos recuperemos en días”, advirtió.

Florence se encontraba a las 5 p.m. del martes a 360 millas (580 Km) al sur suroeste de las Bermudas y a 785 millas (1,260 km) al este sureste de Cabo Fear, en Carolina del Norte.




Desde Florida, la empresa de electricidad Florida Power & Light Company (FPL) envió a esas zonas este martes más de 500 de sus empleados para que ayuden a restaurar la luz a la personas afectadas por el huracán.

Por su parte, Duke Energy Florida informó que enviará más de 1,000 empleados y contratistas el miércoles por la mañana para también ayudar a restaurar el servicio de electricidad.

“La compañía espera daños generalizados y cortes de energía a medida que se pronostica que el huracán Florence es un sistema grande y extremadamente peligroso, con vientos feroces y lluvias torrenciales”, dijo en un comunicado.

Los datos históricos y la experiencia de la compañía indican que la recuperación total de energía de un huracán de esta magnitud podría demorar entre varios días y varias semanas, dependiendo de la magnitud del daño y las condiciones posteriores como fuertes vientos y fuertes inundaciones, después de que pase, indicó.

“El huracán Florence continúa fortaleciéndose y representa una amenaza significativa para las Carolinas, posiblemente superando el daño visto por el huracán Matthew en el 2016 debido al potencial de vientos huracanados y una cantidad considerable de lluvia”, dijo el meteorólogo de Duke Energy Max Thompson.

Mientras, la aerolínea American Airlines anunció que huracanes como Florence pueden requerir que las personas cambien sus planes de viaje y, como resultado, ha emitido una alerta de viaje para más de 30 aeropuertos, incluido su centro de Charlotte, en Carolina del Norte.

La alerta de viaje permite a las personas volver a reservar sus vuelos sin tarifas de cambio y pueden hacerlo llamado al + 1-800-433-7300 en EEUU o Canadá y quienes llamen desde otros países deben consultar aa.com para obtener los números de teléfono.

“American no ha cancelado ningún vuelo en este momento, sin embargo, seguiremos manteniendo news.aa.com actualizado con la última información operativa. El Centro de Operaciones Integradas (COI) de EEUU En Fort Worth, Texas, sigue de cerca estas tormentas y se está coordinando estrechamente con el Servicio Meteorológico Nacional, la Administración Federal de Aviación y los aeropuertos locales”, dijo la aerolínea.

El CNH también informó en su boletín de las 2 p.m. que se ha emitido una alerta de huracán para Guadalupe, Martinique, Dominica y de tormenta tropical para Antigua, Montserrat, St. Kitts y Nevis por Isaac.

Isaac es una tormenta tropical con vientos de 70 mph (110 km/h) que se encuentra a 775 millas del este de las Antillas Menores.

El huracán Helene tiene vientos máximos sostenidos en 110 mph (175 km/h), es un ciclón de categoría 2, se encuentra a 670 millas (1,075 Km) al oeste del extremo sur de las islas de Cabo y a 1,550 millas (2,495 km) al sur suroeste de las Azores, pero no representa peligro para zonas pobladas.

Siga a Sonia Osorio en Twitter: @soniaosoriog
  Comentarios