Huracanes

Michael se marcha de EEUU dejando 17 muertos y una estela de devastación y desolación

Así ha quedado esta ciudad costera de Florida tras Michael

Panama City Beach fue una de las localidades más afectadas por el devastador huracán Michael, que azotó la zona costera con vientos de hasta 155 mph.
Up Next
Panama City Beach fue una de las localidades más afectadas por el devastador huracán Michael, que azotó la zona costera con vientos de hasta 155 mph.

Los residentes en el noroeste de la Florida amanecieron el viernes con una visión más clara de lo que dejó el huracán Michael a su paso: un panorama desolado en el que los vecindarios están demolidos como si los hubieran bombardeado.

“No hay palabras”, aseveró ahogada en lágrimas Sandra Groom, empleada de un puerto deportivo en Panama City del que solo quedaron los escombros tras el azote de Michael, que ya ha dejado 17 víctimas mortales, reportó CNN citando a diversas fuentes.

Ocho de esas personas perdieron la vida en Florida, cinco en Virginia, el estado más al norte de los que Michael recorrió en su camino hacia el Atlántico, tres en Carolina del Norte y una en Georgia, según CNN.

“Espero que el recuento de víctimas aumente hoy y mañana”, dijo el administrador de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias, Brock Long en conferencia de prensa.

El ciclón, degradado a tormenta tropical, salió del territorio continental de Estados Unidos hacia el Atlántico en la madrugada del viernes.

“Estoy devastada. Panama City está devastada”, enfatizó Groom, de 56 años. Un sulfuroso olor a combustible permeaba el aire que ella y otros residentes respiraban mientras intentaban salvar lo que se pudiera.

A su alrededor, los damnificados buscaban consuelo, muchos de ellos es un estado casi de luto, no solo por las edificaciones y las demás pertenencias destruidas, sino también por el sentimiento aciago de que la cultura de pueblo pequeño de esta localidad pudiera haber sido barrida por el vendaval.


“El paisaje de la comunidad ha cambiado para siempre”, comentó Brian Humboldt, consciente de que muchos dueños de pequeños negocios son de edad avanzada y posiblemente nunca regresen a reabrir sus comercios.

El desconsuelo en Panama City, si bien terrible, no es único. Es el mismo pesar que se cierne a lo largo de las comunidades costeras destrozadas por el tercer huracán más potente de la historia en alcanzar el territorio continental estadounidense.

El huracán Michael dejó numerosas imágenes de destrucción a su paso por Florida. Este tren fue volcado el miércoles en Panama City Beach debido a fuertes vientos de hasta 155 mph.

No solo en la Florida. Los estragos también han dejado heridas en Georgia, las Carolinas —que aún luchan por recobrarse de Florence— y en Virginia, donde se registraron cinco muertes por el ciclón, más de medio millón de personas quedaron sin servicio eléctrico y cerraron numerosas carreteras, según el Departamento de Emergencia estatal.

William “Brock” Long, administrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) advirtió que probablemente aumente la cifra de decesos, ya que los rescatistas podrán adentrarse más en las áreas devastadas por la tormenta.

Mexico Beach, en Florida, fue uno de los lugares más afectados por Michael, que tocó tierra como un poderoso huracán de categoría 4, con vientos de hasta 155 mph. Estas imágenes, tomadas por Severestudios.com, muestran esta devastación.

En total, más de 1.5 millones de familias y negocios se encontraban el viernes sin electricidad en cinco estados de la costa sureste de EEUU, informó el sitio web especializado Poweroutage.us.

En St. Marks, una aldea pesquera cercana a la capital de la Florida y reconocida por la venta de cangrejos, los habitantes estaban abrumados por el enorme trabajo que les espera.

En su pequeña tienda de comestibles destruida por la marea ciclónica de 10 pies de altura, Joy Brown limpiaba los charcos de agua con la esperanza de encontrar algún producto del inventario que aún pudiera venderse, como las galletas protegidas por envolturas de plástico.

“Hemos tenido tantos huracanes, pero este fue el peor”, dijo la comerciante. “Trajo más agua, más oleada. Se voló parte del techo de la casa”.

Dos días de que el huracán Michael golpeara Panama City, la localidad trata de recuperar y evaluar los daños provocados por vientos de hasta 155 mph.

Las autoridades estatales de emergencia han indicado que la destrucción en el Panhandle de Florida presenta desafíos únicos en comparación con una tormenta en una ciudad del tamaño de Miami. Los poblados afectados, pesqueros y agrícolas en su mayoría, están dispersos, separados por densos bosques con pocas carreteras, por lo cual los equipos de emergencia deberán abrirse paso demoliendo el entorno natural.

Mientras, miles de soldados de la Guardia Nacional, policías y equipos de rescatistas tenían mucho trabajo por hacer en el Panhandle. Los residentes se enfrentan a una lucha por sobrevivir en un peligroso paisaje de casas y centros comerciales destrozados, con escombros por todas partes.

La reportera Emily Mahoney del Herald/Times Buró en Tallahassee contribuyó a esta información, complementada con los servicios cablegráficos de el Nuevo Herald.

Siga a Daniel Shoer Roth en Facebook y en Twitter:@DanielShoerRoth.

El huracán Michael, que tocó tierra como una tormenta de categoría 4 y con vientos de hasta 155 millas por hora, está provocando grandes destrozos en la Florida.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios