Opinión

Unidos para romper el ciclo de la violencia juvenil

El 2017 no traerá milagros sin una acción conjunta y específica. Durante la primera semana de este nuevo año, diez personas han sido víctimas de disparos. Todos queremos que la violencia se detenga.

No hay un padre, abuelo, tía o tío en nuestra comunidad que piense que se le debe robar el futuro a una niña de ocho años, solamente por estar parada en frente de una casa con su padre, un domingo por la tarde, debido a que la puntería de alguien necesitaba mejorar. La joven vida de Jada Page terminó ese día.

No hay un vecino, maestro escolar o policía que piense que es aceptable que le disparen un tiro en la cabeza a una niña de 12 años mientras estaba sentada a los pies de su abuela cuando le trenzaban el pelo, antes del primer día de clases; balas dirigidas a otra persona atravesaron las paredes de la casa. Tequila Forshee nunca verá otro primer día de clases.

No hay un entrenador, pastor o consejero que piense que haya un lugar en la sociedad para los jóvenes que abren fuego desde un auto contra niños y adolescentes que juegan al baloncesto o cuando ensayan rutinas de porristas, en un bullicioso parque de barrio, unos días antes de la Navidad. Ese tiroteo en el parque Arcola envió a cinco jóvenes y cuatro adolescentes al hospital con heridas de bala.

Nadie en nuestra comunidad puede hacerse el desentendido al saber que un niño de seis años con una sonrisa hermosa, que caminaba dentro de su urbanización cuando iba a comprar caramelos, fue víctima de un tiroteo entre pandillas rivales. Los sueños del joven King Carter nunca se realizarán.

Estas son solo algunas de las tragedias que han impactado profundamente a las familias y vecindarios de Miami-Dade.

En nuestros corazones, todos estamos Unidos Por los Niños. Ahora es el momento de demostrarlo con nuestras acciones.

La labor de la coalición Unidos Por los Niños comenzó como una colaboración entre más de una docena de instituciones claves, entre ellas las Escuelas Públicas del Condado Miami-Dade, el Condado Miami-Dade, la fiscal estatal Katherine Fernández Rundle y The Children’s Trust. Nos reunimos por primera vez en abril del 2016, en la histórica casa Hampton House. Hicimos nuestra tarea y dimos los primeros pasos en este esfuerzo, para identificar las deficiencias en los servicios, revisar el proceso de recopilar datos y la duplicación de esfuerzos.

En septiembre del 2016, con otros líderes de organizaciones claves, ofrecimos públicamente una invitación a todos los miembros de la comunidad para que asistieran a reuniones iniciales de planificación y sesiones posteriores de trabajo, a fin de contribuir a la labor de Unidos Por los Niños.

Desde entonces, la coalición Unidos Por los Niños ha crecido exponencialmente. La coalición ha hecho esfuerzos para llegar a la comunidad, con más de 2,000 voces en todo el condado, impulsando rápidamente la misión central de esta labor: crear planes de acción en barrios, formulados específicamente para enfrentar las causas de la violencia juvenil.

Basándose en datos como estadísticas sobre la delincuencia y las señales de alarma ante la violencia juvenil, la coalición Unidos Por los Niños utilizó esta información vital para comprender la magnitud del reto.

Los planes de acción de barrio, desarrollados con los padres, vecinos, agentes de policía, entrenadores, clero, organizaciones comunitarias y, quizá los participantes más importantes y eficaces, los jóvenes que abordarán estas realidades y presentarán soluciones colaborativas y asistencia a las comunidades. Las soluciones servirán para:

▪ Alinear y profundizar la colaboración y administración de los casos entre las diferentes agencias;

▪ Aumentar los programas después de la escuela de tutoría y aprendizaje;

▪ Expandir el acceso a las intervenciones centradas en las familias, cuidados informativos de trauma y apoyo de salud mental;

▪ Aumentar los servicios de consejería de empleos, pasantías y ayuda para conseguir empleos;

▪ Ofrecer planes de acción para involucrar a la comunidad por completo; y

▪ Definir el éxito con medidas específicas y ser responsables para enfrentar las causas de la violencia juvenil.

Como parte del portafolio actual de The Children’s Trust, los mismos han tomado un compromiso significativo de apoyar los proyectos y programas que se alinean con la misión de Unidos Por los Niños, de reducir la violencia juvenil al unir fuerzas para ofrecer servicios a estos jóvenes vulnerables y a sus familias.

Esta labor apoya los esfuerzos existentes dirigidos por las Escuelas Públicas del Condado Miami-Dade para abordar el absentismo estudiantil. Además, el Condado Miami-Dade aumentó su presupuesto para ofrecer más referidos para coordinación de cuidados, terapia y otros servicios sociales para los jóvenes.

La colaboración que se necesita para los planes futuros de acción continúa. Se les pide a los miembros de la comunidad que se unan a nuestro esfuerzo. Para obtener más información acerca de los próximos eventos y para ver las notas y los comentarios de las reuniones celebradas hasta la fecha, visite togetherforchildren.dadeschools.net/

La labor de Unidos Por los Niños es complicada.

Siempre hay espacio para fortalecer las alianzas y mejorar los servicios y puede ser que aun aquellas personas que critican señalen lo mismo, pero juntos podemos hacer el cambio. Estamos decididos a proteger a nuestros niños.

Es por eso es que este esfuerzo debe seguir adelante.

Alberto M. Carvalho es superintendente de Escuelas Públicas de Miami-Dade. Carlos A. Giménez es alcalde de Miami-Dade. Ambos son miembros de Unidos Por los Niños.

  Comentarios