Opinión

Nuestros ciudadanos más vulnerables necesitan asistencia en la lucha contra el cáncer de mama

Este Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama deberíamos analizar uno de los aspectos de mayor preocupación que afecta a las personas sin seguro de salud que están luchando en contra de esta enfermedad: el costo.

Como Especialista en Medicina Preventiva en la 1ª División de Caballería del Ejército, la fundadora de una asociación de atención médica, y actual miembro del Comité de Salud y Servicios Humanos de la Legislatura de la Florida, he presenciado el impacto financiero que el tratamiento en contra del cáncer tiene en una familia.

La atención médica es complicada, de eso no hay duda. Sin embargo, existe una manera sencilla de mitigar esta carga: modificar el programa federal 340B de descuento en medicamentos. Este programa, el cual no es muy conocido, lleva 25 años en vigencia y busca mejorar los resultados médicos de las poblaciones más vulnerables del país. Millones de americanos que padecen de una serie de enfermedades pueden beneficiarse de los descuentos ofrecidos a través del programa 340B. Sin embargo, debido a la forma en que el programa funciona actualmente, éste se está alejando rápidamente de su propósito de aumentar el cuidado para los pacientes indigentes o sin seguro de salud.

El programa 340B de descuento en medicamentos está destinado a ayudar a diversos proveedores de salud que ofrecen sus servicios a un gran número de pacientes vulnerables, sin seguro de salud, o con un seguro limitado. El programa reduce el costo de los medicamentos prescritos al requerir que los productores ofrezcan descuentos en los precios de sus medicinas. Por ejemplo, el programa 340B de descuento de medicamentos provee medicinas descontadas a centros de salud comunitarios, hospitales de cáncer, hospitales de niños, y otras clínicas especializadas.

Pero el uso inadecuado del programa está generando distorsiones en los precios de los medicamentos de prescripción, lo cual interfiere con su misión de ofrecerle a las comunidades vulnerables las medicinas necesarias.

El mercado de oncología está siendo particularmente afectado por los abusos en el programa 340B, especialmente debido a que los hospitales que se benefician del programa están adquiriendo prácticas de oncología comunitarias. Esta tendencia está siendo impulsada por las oportunidades de ingresos que se generan a partir de los reembolsos de medicamentos oncológicos de alto costo. La Alianza de Oncología Comunitaria (COA, por sus siglas en inglés) efectuó un estudio de esta tendencia, y encontró que casi el 75% de las compras de clínicas comunitarias de cáncer fueron hechas por hospitales que forman parte del programa 340B de descuento en medicamentos. Asimismo, mientras más visitas relacionadas con oncología se realicen fuera del consultorio de un doctor y dentro de las secciones ambulatorias de un hospital, el costo para los pacientes y pagadores aumenta.

Los hospitales han expandido su alcance en el programa 340B al generar contratos de administración de medicinas con cadenas farmacéuticas lucrativas. Usualmente, las medicinas que han sido compradas con descuento por medio del programa son vendidas a precio completo a los pacientes con seguro de salud, de esta forma el hospital y la farmacia se quedan con las ganancias. Entre el 2010-2014, el número de farmacias bajo contrato 340B aumentó en un 154%. Se han generado muchas dudas con respecto a estas ganancias y si en realidad se están utilizando para ofrecer atención de beneficencia y ayudar a los pacientes sin seguro de salud para que puedan obtener sus medicamentos de prescripción, como era la intención del programa originalmente.

En pocas palabras, varias entidades de cuidado de salud están moldeando el sistema y los pacientes están pagando el precio. Es necesaria una acción por parte del Congreso y la Administración para remediar el programa 340B.

Este cambio, junto con otros, tendrá un gran impacto en lograr que el programa se utilice para su fin previsto y asegurar su sostenibilidad. Para todas las mujeres que están luchando valientemente en contra del cáncer de mama, este cambio no llega lo suficientemente rápido.

Representante estatal de la Florida, veterana del US Army, y ejecutiva en la industria del cuidado de salud.

  Comentarios