Opinión

Minúscula crónica de la palabra amor

Lupe Licón arregla un ramo de flores para el Día de San Valentín en el establecimiento Mark Knox Flowers en Odessa, Texas. Licón trabaja en florerías desde hace más de 19 años.
Lupe Licón arregla un ramo de flores para el Día de San Valentín en el establecimiento Mark Knox Flowers en Odessa, Texas. Licón trabaja en florerías desde hace más de 19 años. AP

La palabra amor se remonta al origen mismo del idioma. La etimología es amma del indoeuropeo, idioma formado del cotejamiento de palabras similares en idiomas de la zona entre India y Europa, que nos conduce a un lugar común seis mil años atrás. Esa primordial amma significa ternura, caricia de madre a hijo, y está estrechamente vinculada a ma2, la raíz indoeuropea de mamá.

A la rama itálica del indoeuropeo pertenece el latín y descendientes, entre otros el español. El latín convirtió amma en amor y amare. El español los heredó con la pletórica gama de matices, desde amor filial y amistad hasta el amor a Dios, a la patria, al poder, al dinero y al arte. Claro, también denota la pasión entre seres que, simplemente, tienen que amarse.

Enlaces entre inglés y español

Love, amor en inglés, se origina de la palabra lufu del inglés antiguo, cuyo origen germánico es rastreable a la raíz indoeuropea lubhyati. Ésta entró al latín como libet, ‘placentero’, y libido, ‘deseo’. Por el otro lado, la conquista normanda de Inglaterra en el siglo XI supuso una infusión de latín al rudimentario inglés que dobló su vocabulario. De tal suerte, aunque love diste mucho de amor, amorous es amoroso, paramour es amante y amistoso equivale a amicable. Asimismo ambos idiomas comparten una palabra que el tiempo y el mal uso han ido mermando, la bella amateur, ‘quien lo hace por amor’.

El vínculo trasciende el campo léxico. Hacer el amor, como eufemismo de sexo, por ejemplo, es un calco de la expresión acuñada en inglés por la década de 1950. Al respecto ofrece poético Julio Cortázar: “Ven a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará.”

Hablando de poesía

Los poetas han sido los cronistas por excelencia del amor. Para muestra, Mario Benedetti: “Ella me daba la mano y no hacía falta más. Me alcanzaba para sentir que era bien acogido. Más que besarla, más que acostarnos juntos, más que ninguna otra cosa, ella me daba la mano y eso era amor.”

Gabriela Mistral lo pone así: “Hay besos que producen desvaríos / de amorosa pasión ardiente y loca, / tú los conoces bien son besos míos / inventados por mí, para tu boca”. Silvina Ocampo: “Entre tus manos quedaré indefensa, / no viviré si no es para buscarte / y cruzaré el dolor para adorarte…” Octavio Paz: “Dos cuerpos frente a frente / son a veces dos olas / y la noche es océano”.

Porque amar y la noche son aliados, observa Borges en Amorosa anticipación: “Ni la intimidad de tu frente clara como una fiesta / ni la costumbre de tu cuerpo, aún misterioso y tácito y de niña, / ni la sucesión de tu vida asumiendo palabras o silencios / serán favor tan misterioso como mirar tu sueño implicado en la vigilia de mis brazos. / Virgen milagrosamente otra vez por la virtud absolutoria del sueño…”

No todo es dicha y reciprocidad. Nos recuerda Miguel Hernández: “Estoy perdidamente enamorado / de una mujer tan bella como ingrata”. Alfonsina Storni aborda la incomprensión en Hombre pequeñito: “…Digo pequeñito porque no me entiendes ni me entenderás. Tampoco te entiendo, pero mientras tanto, ábreme la jaula que quiero escapar, te amé media hora, no me pidas más”. Mientras que José Martí inmortaliza a la niña de Guatemala: “Ella, por volverlo a ver, / salió a verlo al mirador; / él volvió con su mujer, / ella se murió de amor… Se entró de tarde en el río, / la sacó muerta el doctor; / dicen que murió de frío, / yo sé que murió de amor."

Tratándose de palabras, en conclusión, regreso a Cortázar: “Lo que me gusta de tu cuerpo es el sexo. Lo que me gusta de tu sexo es la boca. Lo que me gusta de tu boca es la lengua. Lo que me gusta de tu lengua es la palabra.”

Escritor, autor de Crónica del corazón, una mini enciclopedia de la salud cardiaca. Dirige el Downtown Arts + Science Salon (DassMiami.com).

  Comentarios