Opinión

HELEN AGUIRRE FERRE: En busca del voto hispano

Los votantes hispanos de la Florida quizá estén esperando que los conquisten. En el 2006, la mayoría estaban inscritos como republicanos, pero esa tendencia ha cambiado considerablemente desde entonces. En el 2012, 645,000 hispanos estaban inscritos como demócratas y 476,000 como republicanos, pero 513,000 estaban inscritos como independientes, indicando su disgusto o su desconfianza con ambos partidos. Estos hispanos independientes casi podrían considerarse un tercer partido, ya que pueden cambiar la elección a gobernador en cualquier dirección.

Así que no es extraño que el gobernador Rick Scott buscara a un hispano como su vicegobernador: el ex tasador de las propiedades del condado Miami Dade y ex legislador cubano Carlos López Cantera.

En primer lugar, no hace daño, lo que suena obvio. Pero algunas campañas toman decisiones tontas, aunque este no es el caso. En segundo lugar, está familiarizado con el proceso legislativo. López Cantera, como ex líder de la mayoría republicana, se esforzó por mantener a la Florida como un estado de bajos impuestos, algo deseado por este gobernador. Puede ayudar a Scott a trabajar con los líderes republicanos en estrategias y tácticas políticas y legislativas. El gobernador ha sido más bien un lobo solitario. Por último, apuesto que Scott querrá que López Cantera haga campaña por él, en inglés y en español, con énfasis en el español, de manera que difunda bien el mensaje. Pero eso por sí solo no será suficiente.

Los votantes hispanos suelen ser conservadores en asuntos sociales y más liberales en los económicos. Van a la iglesia, están en contra del aborto, y a favor del matrimonio tradicional y de la economía keynesiana.

Los republicanos han confiado en el importante voto cubanoamericano, que hasta hace poco era sólidamente republicano, pero eso está cambiando, y los puertorriqueños de la Florida son demócratas. El cambio llegó con el debate de la reforma migratoria, que los republicanos manejaron muy mal. Fue una herida que se hicieron y que todavía se está curando. El tono y el lenguaje despectivos que algunos usaron envió el mensaje de que ni querían ni necesitaban el voto hispano. Para empeorar las cosas, el gobernador Scott aceptó innecesariamente la controversial ley de inmigración de Arizona como un modelo para la Florida, lo que alejó más a los hispanos.

Si esta boleta republicana quiere ganar la elección, deben volver a presentarse, y presentar al Partido Republicano a los hispanos de la Florida, no solo con palabras sino con hechos. La plataforma será decisiva, y el presidente republicano de la Cámara, Bill Weatherford, puede ayudar.

Weatherford apoya que los estudiantes que terminan la escuela secundaria en el estado y que van a la universidad, pero que no tienen residencia legal, paguen la misma matrícula que los residentes del estado. Sin este alivio, tendrían que pagar la tarifa de los estudiantes extranjeros, que les resultaría incosteable. Dar la espalda a buenos muchachos que quieren un título es tonto y quita votos. Scott debe actuar con inteligencia y apoyar a Weatherford en esta iniciativa; además, es lo correcto.

La educación no solo es importante para los Soñadores: las encuestas muestran constantemente que es una gran preocupación para las familias hispanas. Si les dan la oportunidad, prefieren escuelas chárter en vez de las escuelas públicas tradicionales. Seguir apoyando la educación pública y la privada y darles la misma responsabilidad a las dos es como decir: “apoyamos a su familia”. Lo mismo ocurre con las políticas que ayudan a los ancianos. No es inusual ver a tres generaciones viviendo bajo un solo techo en un hogar hispano; es parte de la cultura.

La boleta Scott/López Cantera tendrá grandes retos frente al formidable y probable nominado demócrata, Charlie Crist. Crist ha contratado al exitoso director de campaña del presidente Obama, Jim Messina, como asesor estratégico para su campaña, junto a otro ex asesor de Obama, el gurú de la publicidad Jim Margolis. Esta campaña por la gobernación probablemente tendrá un efecto en el desarrollo de la elección presidencial del 2016. Queda por ver si Crist reconoce la importancia del voto hispano eligiendo también a un compañero de boleta hispano.

A los votantes hispanos les preocupan los mismos temas que a los demás votantes, con una sensibilidad hacia la reforma migratoria. La calidad de los candidatos y sus campañas, el estado de la economía y su capacidad de dar soluciones a los retos actuales de una forma clara son importantes. Los hispanos no necesitan que se los digan todo en español, pero sí necesitan saber que el candidato los entiende. Eso es decisivo en política y generalmente gana elecciones.

Columnista y presentadora de un programa radial de análisis político en Univision Network News.

  Comentarios