Opinión

Regulación a las armas en la Florida

El gobernador de la Florida, Rick Scott, firma la ley de Seguridad Pública Marjory Stoneman Douglas en Tallahassee, el 9 de marzo, rodeado por padres de víctimas de la matanza en esa escuela secundaria.
El gobernador de la Florida, Rick Scott, firma la ley de Seguridad Pública Marjory Stoneman Douglas en Tallahassee, el 9 de marzo, rodeado por padres de víctimas de la matanza en esa escuela secundaria. AP

El gobernador Rick Scott firmó el viernes una ley que por primera vez pone algún tipo de control en la compra de armas en la Florida. El proyecto, que logra extender la edad para comprar un arma de 18 años a 21, fue aprobado la misma semana en el Senado estatal y luego en la Cámara de Representantes. Fija un tiempo de espera para comprar armas y da más fondos al sistema de salud mental de las escuelas. La cláusula más controversial es que la ley podría armar a maestros y otros en las escuelas con un debido entrenamiento.

No estoy de acuerdo con que se arme a los maestros. Si en la escuela de Parkland donde se cometió la matanza, aquí en el Sur de la Florida, un policía no pudo actuar, un maestro, por mucha capacitación que reciba para portar armas, siempre sería un riesgo. La principal razón es que ese maestro no está atento como lo estaría un guardia armado y capacitado, o un agente de policía.

El gobernador Scott dijo que estudiaría la ley y que hablaría con las familias de las 17 víctimas de la masacre en el condado Broward. De hecho, en Tallahassee, cuando se aprobó el proyecto de ley, varias familias expresaron la preocupación de que no era suficiente la medida, pero que peor era nada. Es cierto. Peor es nada. Sin embargo, estas medidas no llegar a ser suficientes, ni eficientes. Cueste lo que cueste, la seguridad y protección en las escuelas debería empezar en la infraestructura y logística.

Scott, que recibió donaciones de la Asociación Nacional del Rifle en el pasado (como casi todos los gobernantes de esta nación) rompió relación con el grupo luego de Parkland. Sin embargo, dar a los maestros la potestad de armarse tras firmar la ley, es una buena dinámica para la Asociación Nacional del Rifle, que al final del día todo lo que quiere es vender más armas.

La ley dice que cada distrito debe aprobar si los maestros se arman. Una vez más, queda todo muy en el aire. Por otra parte, se aprobaron 400 millones de dólares para que las escuelas lo usen en seguridad y más cuidado para la salud mental. Esto es una buena medida, siempre y cuando se implemente rápido. Y siempre y cuando el dinero alcance. Tengamos en cuenta (y es desafortunado) que algunas escuelas están en muchas mejores condiciones que otras.

En el mundo ideal las regulaciones a la compra de armas deberían ser mucho más eficaces. Estudios psicológicos, huellas del FBI (realmente verificadas), control al tráfico de armas ilegales, mayoría de edad, espera para obtener armas, prohibición de muchos modelos de las mismas, y ojalá pudieran simplemente desaparecer del país. Sin embargo, siendo esto toda una posible fantasía, empecemos por asegurar los lugares donde están los seres más vulnerables. Es triste que haya niños que hoy día sientan miedo de ir a su escuela.

Periodista y presentadora de televisión y radio.

Siga a Sabina Covo en Twitter: @ sabinacovo

  Comentarios