Opinión

Aumentan las donaciones a la NRA

Encuestas recientes muestran que muchos norteamericanos quieren un mayor control sobre la compra y venta de armas de fuego. Una en particular, realizada en febrero del 2018 por el medio Politico y la encuestadora Morning Consult, revela que el 68 por ciento de los encuestados apoya algún tipo de ley para controlar la venta de armas. La Marcha por Nuestras Vidas en Washington el fin de semana pasado mostró la valentía, coraje y ganas de muchos jóvenes de querer vivir tranquilos. No quieren aceptar una masacre más como la de la secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland.

¿Cómo explicar que cuando ha habido masacres, las donaciones a la National Rifle Association (NRA), la principal organización del país que defiende la tenencia y porte de armas, aumenten significativamente? Es sencillo. Sin duda, para algunos lo más importante es el dinero, no la seguridad ni las vidas.

Después de la masacre en la secundaria de Parkland, según la Comisión Federal de Elecciones, las contribuciones al fondo político de la NRA se triplicaron. En enero fueron $248,000. ¡En febrero aumentaron a $779,000! El centro de estudios no partidista For Responsive Politics identificó que las donaciones individuales solamente siete días después de la masacre aumentaron en 500 por ciento. Si es real, como lo indican las encuestas, que la gran mayoría de los norteamericanos quiere leyes para controlar las armas, la principal organización a combatir es la NRA, porque dona dinero a políticos de ambos partidos, que en muchos casos no actúan ni reflejan con sus votos independencia de esas donaciones.

Otra encuesta que sorprende ha sido una publicada en Townhall, que asegura que muchos de los jóvenes de educación secundaria no creen que las armas son el problema. Según el estudio realizado por USA Today/IPSOS, 47 por ciento de los estudiantes de entre 13 y 17 años piensan que la compra de armas no debe estar sujeta a regulaciones estrictas. La encuesta es nacional y claramente no refleja lo que vimos en las marchas. Pero, sin duda, es significativa. ¿Culpamos a los videojuegos violentos? ¿O será que los jóvenes están pensando que el problema es de otra índole, como la salud mental?

La desafortunada realidad es que pareciera que, a nivel federal, poco o nada se hará para prohibir los fusiles de estilo militar que tantas vidas se han cobrado. Y menos en un año electoral. En la Florida, si los distritos escolares lo aprueban, pronto comenzarán a capacitar a personal escolar para que porte armas. Esto, después que el gobernador Rick Scott (que planea postularse al Senado federal), firmó una ley populista para supuestamente regular las armas y mejorar la seguridad en las escuelas. Entre otras cosas, la ley contempla permitir la presencia de maestros armados (después de ser sometidos a exámenes psicológicos y ser debidamente capacitados.

¿Se sentirá un estudiante seguro con solo saber que su maestro tiene un arma? ¿O se sentirá intimidado? Mientras las industrias sigan donando dinero a las campañas políticas, y mientras nuestros gobernantes solo luchen por los intereses de esas empresas y de sus bolsillos, no se verá un cambio.

Periodista y presentadora de televisión y radio. @sabinacovo

  Comentarios