Opinión

Hay que parar y enmendar cualquier abuso a los niños

Manifestantes marchan por las calles de la ciudad tejana de El Paso el 21 de junio, en protesta contra la política migratoria del presidente Donald Trump.
Manifestantes marchan por las calles de la ciudad tejana de El Paso el 21 de junio, en protesta contra la política migratoria del presidente Donald Trump. Getty Images

No tengo claro, porque la información está muy dispersa, si bajo la administración Obama se separaron niños de sus familias. Seguro que sí pasó en algunos casos puntuales, porque claramente hubo algún desafortunado incidente de proceso de deportación, cuando el sistema migratorio no ha funcionado, en el que hijos de inmigrantes quedaron sin hogar. Y entiendo que pasa si los padres cometen crímenes. Pero una de las medidas que sí tomó Barack Obama fue la de legalizar a los Dreamers, aquellos muchachos que vinieron jóvenes, para que pudieran trabajar o continuar estudios. ¿Y qué ha pasado bajo la administración Trump?

Los Dreamers no saben qué pasará con ellos, y hay miles de niños separados de sus padres, en instalaciones de cuidado de dudosa reputación, algunas que están siendo investigadas por las autoridades ya sea porque se han convertido en un negocio redondo con grandes ingresos y se ha denunciado, o porque se han visto presuntos abusos infantiles. Pero dejando a un lado la política, y sin culpar a un partido u otro, o a un presidente u otro, les quiero dejar una reflexión hoy a ustedes, mis queridos lectores.

La tierra de la libertad, ese es uno de los lemas de Estados Unidos. Tierra fundada y forjada por inmigrantes de muchos lugares del mundo. Abogado de los derechos humanos de territorios de los que hasta se ha ido a guerra para tratar salvar a sus pueblos. Un país en el que se fomenta la igualdad, y un país que, aunque dice tener separación entre la Iglesia y el Estado, es religioso en su mayor parte. ¿Es ese el país en el que se comete una de las peores violaciones a los derechos humanos? ¿Separar un hijo de sus padres no por haber cometido un crimen mayor, sino por huir de sus países buscando asilo político o una vida mejor? Familias que son perseguidas, desplazadas o que mueren de hambre. De acuerdo a la UNICEF, los gobiernos tienen la obligación de que los derechos y el bienestar de los niños sean cumplidos. Uno de esos derechos es que sean guiados por sus padres siempre y cuando los padres estén en capacidad. El argumento aquí podría ser que los padres han violado la ley por pasar la frontera con sus hijos, pero entonces regrésenlos, no los separen por tiempo indefinido, arrestándolos frente a menores como delincuentes. Si ya los tienen durmiendo en algunos casos en colchonetas en el piso, si se ha reportado que los meten en jaulas, si se ha denunciado que en una instalación en particular los han amarrado, ¿por qué no gastar los mismos millones de dólares dejándolos detenidos en centros junto a sus padres si el caso no es de deportar automáticamente? Sin causar traumas a la siquis infantil. ¿Qué pensarán o harán esos niños cuando crezcan? ¿Serán mejores personas por esto?

La Academia de Pediatría de Estados Unidos ha declarado que los miles de niños que están separados de sus padres por el gobierno norteamericano corren peligros de salud. Hay un síndrome llamado estrés toxico, que la misma Universidad de Harvard en su centro de desarrollo infantil define en niños que se exponen a altos niveles de estrés. Como por ejemplo, la separación repentina de sus padres, que puede ser fatal para su desarrollo.

Pero el fiscal general de esta nación, Jeff Sessions, ha dicho, ¡citando la Biblia!, que lo que el gobierno de Estados Unidos estaba haciendo era hacer cumplir la ley. Y que de esta manera se asegura que los padres con niños no pasen más por la frontera. Atroz declaración.

Entonces ahora el presidente Donald Trump, después de que el daño ya está hecho, firma una orden ejecutiva para que nos separen más en la frontera a los hijos de sus padres. Pero la orden no está clara. Desde que la política “cero tolerancia” de Trump se hizo efectiva hay más de 2,300 niños separados en todo el país. No está claro cuándo serán reunidos con sus padres. El daño ya está hecho. Hay denuncias de que hasta drogas les daban a algunos en forma de vitaminas. ¿Es esta la nación que creíamos ser? ¿En qué nos hemos convertido?

Periodista y presentadora de televisión y radio.

Siga a Sabina Covo en Twitter: @ sabinacovo

www.worldgivereport.com

  Comentarios