Opinión

Remolcador 13 de Marzo: El día en que se hundió la inocencia

Fotomontaje con las víctimas de la masacre del remolcador 13 de marzo.
Fotomontaje con las víctimas de la masacre del remolcador 13 de marzo.

De ese año recuerdo la espera, era una sensación que lo llenaba todo como el tictac indetenible de una historia que estaba a punto de terminar. Más que el hambre, el calor del verano y los apagones, lo más difícil de soportar era ese prolongado paréntesis en que se habían convertido nuestras vidas. Y entonces llegaron julio y agosto de 1994. Los meses en que perdimos la poca inocencia que nos quedaba.

La noticia corrió difusa, fragmentada. “Fue allí, a la salida de la bahía”, señalaban algunos residentes en mi barriada habanera de San Leopoldo, los días posteriores a ese 13 de julio en el que perdieron la vida en el mar 37 personas, entre ellas 10 niños. Al principio parecía irreal, otro rumor más de una escapada frustrada, pero poco a poco la historia comenzó a cobrar forma, supimos el nombre de las víctimas y conocimos los detalles de sus últimos minutos.

Los remolcadores Polargo 2, 3 y 5 habían hundido a la nave donde viajaban 72 personas que tenían la mirada puesta al otro lado del Estrecho de Florida. Gente que escapaba de una crisis profunda, deshumanizadora, que el oficialismo había bautizado con el “amable” eufemismo de “Período Especial en tiempos de paz”; pero que en realidad eran tiempos de deterioro material y moral, donde los hijos se iban a las manos con los padres por un trozo de pan y en los que un delirante Fidel Castro nos llamaba a “resistir y vencer” desde la tribuna.

Aquella madrugada de hace 25 años, a pocos kilómetros de la cama donde yo dormía mi sueño de apática adolescente, se desarrolló una escena aterradora que se ha podido reconstruir gracias al testimonio de los sobrevivientes. Los tres remolcadores que perseguían a los migrantes arrojaron chorros de agua a presión que lanzaron desde la cubierta a varios adultos y niños. Quienes viajaban en el remolcador 13 de marzo poco pudieron hacer para impedir la embestida.

Siga leyendo esta columna de opinión en el diario independiente cubano 14ymedio

  Comentarios