Opinión

RAÚL GUERRERO: Oda a los libros

Amantes de la literatura visitan la Feria del Libro de Miami, en el recinto Wolfson del Miami Dade College, en esta imagen del 2012.
Amantes de la literatura visitan la Feria del Libro de Miami, en el recinto Wolfson del Miami Dade College, en esta imagen del 2012. EL Nuevo Herald

Más de 600 escritores se congregan desde el 15 al 22 de noviembre en las instalaciones del Miami Dade College en el downtown para la Feria del Libro, una aventura en torno a ese objeto frágil y poderoso, como diría Carlos Fuentes, que nos permite compartir la imaginación del mundo.

Para quienes hablamos español es doblemente placentero. Además de grandes escritores de habla inglesa, la Feria del Libro de Miami es la única del país con una presencia iberoamericana considerable. Este año podremos asistir a la charla entre el periodista Jorge Ramos y el intelectual Jorge Castañeda, escuchar a Pablo De Santis hablar de crímenes y enigmas, compenetrarnos en la violencia de la inmigración según cuenta Mirta Ojito, o vivir la cadencia poética de Reina María Rodríguez: yo espero por ti que no eres nadie, / que no eres ninguno, / bajo este mediodía cálido junto a la fuente / y comprendo la necesidad del querer…

Lo sublime y lo insólito se conjugan. Ilan Stavans y el legendario jazzista Paquito de Rivera, por ejemplo, nos conducen en un conversatorio único hacia Don Quijote y el jazz. “Ningún libro, ningún personaje tiene mayor trascendencia que Don Quijote”, explica Ilan Stavans. “Incluso acuñó el adjetivo universal quijotesco”.

Al frente de la Feria del Libro de Miami está Mitchell Kaplan, fundador y propietario de la cadena independiente de librerías Books & Books. Un hombre no menos idealista, en el mejor sentido de la palabra, que el personaje de Cervantes, es decir, quijotesco. No es poca cosa mantener y prosperar en una industria que muchos vienen vaticinando su fin ya por décadas, y ¡qué decir de la Feria, 32 ediciones como un símbolo de dignidad contra el estereotipo de una Miami de bellas playas, corrupción y poca cultura!

Le pregunto a una lectora: ¿Qué significa para ti la Feria? Un lugar íntimo de reflexión, esparcimiento y muy propicio para seducir o ser seducida”. Hay una terraza dentro de la Feria llamada The Porch, allí acude nuestra lectora a relajarse después de un largo día de trabajo, una cerveza en una mano y en la otra un libro, un ojo en la frase exquisita acabada de descubrir y el otro, dice, “en alguien también enamorado de los libros, dejándose llevar de los pensamientos como si fueran alas… Es el espectáculo más atractivo, nada encuentro más sexy que unos ojos de lectura”.

Desde el viernes 20 al 22, la Feria sale a las calles con docenas de quioscos/librerías, espacios para niños, adolescentes, comida, danza, teatro, una fiesta para toda la familia. La oportunidad inmejorable de engrosar la biblioteca, siguiendo las enseñanzas de Benjamín Franklin: Carecer de libros propios es el colmo de la miseria.

Director de Downtown Arts + Science Salon (DassMiami.com).

  Comentarios