Cartas

Una condena unánime contra la matanza

Estudiantes y padres exigen el domingo pasado, cerca de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, en Broward, poner fin a las matanzas con armas de fuego.
Estudiantes y padres exigen el domingo pasado, cerca de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, en Broward, poner fin a las matanzas con armas de fuego. AP

La trágica conmoción ocasionada por el cobarde y cruel atentado de un fanatizado terrorista contra jóvenes indefensos estudiantes y profesores provocó una repulsa general.

No solo hubo una condena unánime contra esta canallesca matanza, sino la exigencia de un control mucho mayor para evitar actos semejantes de perturbados fanáticos terroristas.

Es completamente inaceptable que con tantas facilidades se consigan armas tan poderosas.

Aparentemente se enviaron avisos al FBI sobre la existencia de estas armas en poder de una persona irresponsable, hasta con problemas mentales, y las autoridades no han tomado medidas al respecto.

“La solución para detener las matanzas está en desechar el mito de la tenencia individual de armas, pero esta solución requiere un profundo cambio en la sociedad que muchos aún

son incapaces de aceptar”, dice el periodista y escritor Andrés Hernández Alende [ver La masacre de Parkland y el mito de las armas, Perspectiva, 18 de febrero].

Pero si diputados, periodistas y ciudadanos en general comenzarían una amplia campaña para exigir un mayor control de la tenencia de armas es posible que semejantes atrocidades no se repitan.

José Weiss

Bal Harbour

  Comentarios