Cartas

Las instituciones se respetan

El fiscal especial Robert Mueller, ex director del FBI, continúa la investigación sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de EEUU.
El fiscal especial Robert Mueller, ex director del FBI, continúa la investigación sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de EEUU. AP

Si bien por institución se entiende un organismo creado para realizar funciones de interés público: educativas, culturales, económicas, científicas…, las instituciones políticas de un Estado o Nación se caracterizan por ser los pilares en que descansa una democracia; tienen como principal ocupación garantizar el buen funcionamiento de las relaciones entre sus ciudadanos. Estas instituciones trascienden las voluntades individuales de quienes las integran.

Timothy Snyder es titular de la cátedra Housum de Historia en la Universidad de Yale. Según él las instituciones “nos ayudan a conservar la decencia”, necesitan ser ayudadas pues “no se protegen a sí mismas”. Recomienda que “no hables [mal] de nuestras instituciones a menos que las hagas tuyas por el procedimiento de actuar en su nombre”, algo que no hace el titular de la Casa Blanca que se esfuerza por desacreditar/desprestigiar al FBI (Buró Federal de Investigaciones), creado en julio de 1908 y es una de las principales ramas de investigación criminal del Departamento de Justicia.

Las relaciones del presidente con el FBI y el Departamento de Justicia han sido conflictivas desde la campaña electoral. ¿Su desconfianza/descrédito es real o defensa preventiva? Detrás, como una tormenta, se encuentra la posible injerencia de Rusia –“hay pruebas bastantes claras”, opina el expresidente Bush. Dichas relaciones han estado marcadas por el despido de la Fiscal general interina Sally Yates, en enero de 2017, y de Preet Bharara, fiscal federal de Nueva York, en marzo. En mayo la tirantez con James Comey, director del FBI, llegó a su fin con su destitución. Andrew McCabe, subdirector del FBI, renunció el 29 de enero 2018 –se va a retirar– en medio de críticas de la Casa Blanca.

En mayo de 2017 Robert Mueller fue designado fiscal especial para que continuara con las indagaciones de la trama rusa y ahondase sobre “cualquier vínculo y / o coordinación entre el gobierno ruso y personas asociadas con la campaña del presidente Donald Trump, y cualquier asunto que haya surgido o pueda surgir directamente de la investigación”.

¿Cuál será el futuro de Mueller? La suerte de las instituciones –FBI, Departamento de Justicia– está echada.

Jesús Lázaro

Miami

  Comentarios