Cartas

La bolsa o la vida

Viene a mi mente esta conocida expresión antiquísima, utilizada por bandoleros y asaltantes de caminos. Claro que los tiempos han cambiado. Sin embargo, esta frase viene como anillo al dedo a una gran problemática que todos enfrentamos, específicamente el calentamiento global y la contaminación ambiental.

El 90 por ciento de la raza humana por acción es responsable de los cambios ambientales y la contaminación que se producen en la madre tierra, por ejemplo, el uso indiscriminado de las bolsas de plástico y sus nefastas consecuencias.

En efecto, y por desgracia, parte de los millones de bolsas de plástico que se producen terminan invadiendo los frágiles ecosistemas marinos, destruyendo múltiples especies (tortugas, cetáceos, pelícanos, etc.) que confunden el residuo plástico como alimento, y por ende integrándose peligrosamente en una cadena de la que también nosotros somos un eslabón.

¿Qué hacer entonces? Si de verdad amas la vida, sé consecuente, rechaza las bolsas de plástico, pues su uso indiscriminado constituye ciertamente una amenaza para la propia vida humana.

Marino López-Blanco

Key Biscayne

  Comentarios