Cartas

Nomofobia

Un nuevo trastorno se presenta en nuestra era virtual, se conoce como nomofobia. Sus estudios se iniciaron en el Reino Unido en el 2011 y se le considera la enfermedad de este siglo.

El nombre proviene de la expresión inglesa No- mobile- phone- phobia y alude al miedo irracional, obsesivo y angustioso a estar sin celular. La dependencia de estos dispositivos electrónicos está creando una legión de esclavos informáticos. Angustia, malestar, taquicardias, enojo, dolores de cabeza o de estómago, intranquilidad, pánico, pensamientos obsesivos, problemas de sueño, son algunos de los síntomas más frecuentes de este síndrome sicológico. El temor que envuelve a los usuarios al dejar olvidado, quedarse sin batería, fuera de cobertura o extraviado el móvil, ha hecho de esta herramienta cómoda, valiosa y veloz un dolor de cabeza.

Los jóvenes son más propensos a padecer nomofobia y cuando no tienen entre sus manos el aparato que los conecta con la red, se aburren, sufren una baja en las habilidades sociales, pesadumbre o soledad. Resulta irónico pero el fenómeno de la comunicación integral está conduciendo a la sociedad actual al individualismo, siendo cada vez menos frecuentes las comidas en familia, ir al cine, al gimnasio, pasear en grupos, o conversar personalmente con amigos. Normal resulta teclear en el transporte público, en reuniones sociales, en sitios limitados o vedados, caminando distraído o conduciendo peligrosamente un vehículo.

A nivel físico el uso obsesivo de escribir mensajes está ocasionando daños e inflamaciones al dedo pulgar. El miedo de perder algo importante al no estar conectado minuto a minuto a la red, sigue transformando el ancho mundo en una aldea global, que por cuestiones de desarrollo comunicacional en su momento, no vaticinó Marshall McLuhan.

Edwin Villasmil

Miami

  Comentarios