Cartas

Más mujeres en la Legislatura

Hay cada vez más pruebas de que los órganos legislativos se desempeñan mejor cuando más mujeres se unen a sus filas. Aparte del tipo de legislación que tanto las mujeres conservadoras como liberales tienden a estar de acuerdo, estas crean un ambiente de colaboración, incluso en las más desagradables cuestiones políticas.

El año pasado vimos cómo las mujeres del Senado de Estados Unidos trabajaron juntas para llevar cordura a una situación casi caótica. La senadora Susan Collins declaró en el pleno del Senado: “Pido a mis colegas demócratas y republicanos que se unan; podemos hacerlo. Podemos legislar de forma responsable y de buena fe”.

Las mujeres trajeron a todos de vuelta a la mesa de negociaciones y trazaron un camino de colaboración y acuerdo, que puso fin al cierre del gobierno.

Nada menos que el senador John McCain, un alabado héroe de guerra, comentó en aquel momento: “El liderazgo, he de reconocer plenamente, fue proporcionado principalmente por las mujeres en el Senado”.

Las 20 mujeres en el Senado, y en particular las seis que participaron en las negociaciones, mostraron como un gobierno responsable y el compromiso con el servicio público está primero que las disputas, la grandilocuencia y el partidismo.

Mary Robinson, ex presidenta de Irlanda, dijo en una ocasión que: “Las mujeres son en realidad más inclinadas hacia ese liderazgo más moderno, que es colaborativo, dado a la resolución de problemas, que permite, consulta, no sólo tratando de hacer valer una especie de poder jerárquico”.

El Centro de Investigación Pew incluyó una encuesta en su estudio titulado “Una paradoja en las actitudes públicas; hombres o mujeres, ¿quién es mejor líder? El estudio tomó nota de las cuestiones que las mujeres parecen tratar con más éxito cuando están en posiciones de liderazgo. Como miembros de los cuerpos legislativos, las mujeres defienden las cuestiones sociales como la educación y la salud, y son mejores en la elaboración de compromisos.

De acuerdo con estudio de Pew, si hubiera más mujeres en la Cámara de Representantes de la Florida (ahora sólo 27 de 120) el cierre irresponsable tres días antes del último día la sesión probablemente no habría ocurrido. Habría habido una conversación intencional y un compromiso para resolver el problema de la asistencia sanitaria para los residentes pobres de la Florida. Habría habido un sentido de responsabilidad hacia nuestros residentes con enfermedades mentales y jóvenes con necesidades especiales, y nadie habría abandonado el Capitolio sin poner fin a los abusos en nuestras prisiones.

Todos estos temas tienen ahora que esperar otro año, a costa de quién sabe cuántas vidas.

No cabe duda que el liderazgo de la Cámara necesita asesoría, pero estos “niños” probablemente exhibirán mejor comportamiento si estuvieran en la presencia de más mujeres. Durante el próximo ciclo electoral, podría ser el momento de poner género antes que partido cuando seleccione su representante.

Maribel Balbín

Miembro de la Junta Directiva de Latinas Represent

  Comentarios