Editorial

EN NUESTRA OPINIÓN: Un acertado nombramiento en Washington

Helen Aguirre Ferré
Helen Aguirre Ferré

El jueves pasado, el equipo de transición del presidente Donald Trump anunció el nombramiento de la periodista miamense Helen Aguirre Ferré como asistente especial del Presidente y directora de asuntos de medios de comunicación.

Aguirre Ferré es una galardonada periodista bilingüe. Durante varios años escribió una columna dominical en el Nuevo Herald, que suspendió para trabajar como asesora en la campaña presidencial de Jeb Bush, ex gobernador de la Florida, y luego para ocupar el puesto de directora de comunicaciones hispanas en el Comité Nacional Republicano durante la reciente campaña electoral.

Es hija de Horacio Aguirre, el conocido periodista nacido en Nicaragua que en 1953 fundó en Miami el Diario las Américas, y nuera del ex alcalde de Miami Maurice Ferré.

Aguirre Ferré fue directora de las páginas de opinión del Diario las Américas, donde también escribió una columna semanal. En la radio en español se distinguió en el programa nacional de dos horas “Zona Política con Helen Aguirre”, de Univision América Radio, y en televisión ha participado como analista en el programa dominical de Univision “Al Punto con Jorge Ramos”.

En los medios en inglés, Aguirre Ferré estuvo a cargo durante 12 años del programa Issues with Helen Ferré, que se transmitió en el canal de televisión pública WPBT 2. También ha sido invitada frecuente en programas de PBS, CNN, NBC6 Miami, Newsmax, Univision y Telemundo, entre otros.

Aguirre Ferré participa activamente en la educación. Uno de los puestos que ha ocupado es el de presidenta de la Junta de Fideicomisarios del Miami Dade College, el importante centro universitario de nuestra área que ofrece a los inmigrantes una valiosa ayuda para acceder a la educación superior.

La periodista entró recientemente en el Salón de la Fama de Mujeres de la Florida por su trabajo en la enseñanza superior, su participación cívica, su filantropía y su servicio voluntario a comunidades necesitadas.

El nuevo presidente Trump rompió una tradición iniciada por Ronald Reagan y no designó a ningún hispano para integrar su gabinete ministerial. Sin embargo, el nombramiento de Aguirre Ferré en un importante puesto, al frente de la relación con los medios, coloca una prestigiosa voz hispana en la Casa Blanca.

La presencia de Aguirre Ferré en la esfera del poder presidencial podría ejercer una influencia positiva que suavice las posturas radicales de Trump en temas como la inmigración y la relación con la minoría hispana en Estados Unidos, una minoría cuyo crecimiento demográfico tiene un efecto visible en la vida nacional.

El nuevo gobierno ha dado un respiro a los DREAMers, los jóvenes indocumentados que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños, traídos por sus padres, y que actualmente están protegidos de la deportación por una orden ejecutiva del ex presidente Barack Obama, conocida como DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia). El lunes pasado, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, indicó que las prioridades del nuevo gobierno en materia de deportaciones se enfocarán más en los indocumentados que han cometido delitos graves, no en los DREAMers.

El hecho de que Trump se haya mostrado dispuesto a bajar el tono de algunas de sus promesas de campaña más radicales es una buena señal. El nombramiento de Aguirre Ferré, una periodista conocida y respetada, debe sumarse a las voces a favor de la moderación que se escuchan en Washington, muchas de ellas provenientes del propio Partido Republicano. La designación de la célebre periodista de Miami ha sido un paso acertado del nuevo gobierno.

  Comentarios