Editorial

EN NUESTRA OPINIÓN: Cuba y EEUU, el primer contacto

Roberta Jacobson, secretaria adjunta de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, dirigió la delegación de EEUU que visitó Cuba esta semana.
Roberta Jacobson, secretaria adjunta de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, dirigió la delegación de EEUU que visitó Cuba esta semana. Bloomberg

La subsecretaria del Departamento de Estado de Estados Unidos para América Latina, Roberta Jacobson, encabezó la delegación del gobierno norteamericano que esta semana viajó a Cuba para tratar asuntos migratorios y del restablecimiento de las relaciones entre ambos países. Fue un encuentro “sumamente importante y productivo”, dijo Jacobson en una entrevista el sábado con el Nuevo Herald.

En La Habana, Jacobson no se limitó a hablar con los funcionarios del gobierno cubano. También se reunió con varios disidentes, como Elizardo Sánchez, José Daniel Ferrer, Guillermo Fariñas y Miriam Leiva, entre otros, y con la bloguera y periodista Yoani Sánchez. De esta manera, la subsecretaria de Estado seguía la pauta marcada por el presidente Obama cuando el pasado 17 de diciembre anunció la reanudación de las relaciones con Cuba. En esa ocasión, el Presidente manifestó que el gobierno de Estados Unidos continuaría planteando “asuntos relacionados con la democracia y los derechos humanos en Cuba”.

En la entrevista con el Nuevo Herald, Jacobson indicó que Washington no se hacía “ilusiones con el gobierno cubano” en materia de derechos humanos, y que el proceso de mejoramiento de las relaciones sería largo. De todos modos, es importante que Jacobson se haya reunido con los disidentes, demostrando el interés del gobierno de Estados Unidos en sondear puntos de vista aparte de la postura oficial del régimen cubano.

Por otra parte, la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, optó por no participar en la reunión, explicando que “no hubo balance en los participantes en cuanto a diversidad de opiniones” sobre el restablecimiento de las relaciones. Soler rechaza la nueva política norteamericana hacia Cuba.

Pensamos que fue un error de Soler no haber asistido a la reunión con Jacobson. Habría sido una gran oportunidad para expresar sus puntos de vista ante una alta funcionaria de Washington que ha demostrado ser todo oídos para los comentarios de los disidentes.

Es saludable que haya diversidad de opiniones y de posturas políticas en la oposición cubana. La diversidad es precisamente lo que caracteriza a la democracia frente al pensamiento monocorde de las dictaduras, emanado desde la cúspide del gobierno. Pero en vez de dividirse y levantar barreras, es preferible aprovechar toda oportunidad de intercambio de ideas y de reunión. En la larga lucha por la libertad y la democracia en Cuba, la diversidad es bienvenida; el divisionismo, no.

  Comentarios