Editorial

EN NUESTRA OPINIÓN: Un remedio a una crisis de inmigración

Un grupo de jóvenes muestran sus certificados que desde este viernes los identifican como ciudadanos norteamericanos. la ceremonia realizada en las del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos en Kendall. En dicho recinto, al menos 75 jóvenes hicieron realidad el sueño de convertirse en ciudadanos.
Un grupo de jóvenes muestran sus certificados que desde este viernes los identifican como ciudadanos norteamericanos. la ceremonia realizada en las del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos en Kendall. En dicho recinto, al menos 75 jóvenes hicieron realidad el sueño de convertirse en ciudadanos. el Nuevo Herald

El presidente Barack Obama quiere que el Congreso apruebe mil millones de dólares para reducir la inmigración ilegal de tres países centroamericanos. La partida forma parte del presupuesto de 4 billones de dólares presentado por el mandatario para el año fiscal 2016.

Según el Departamento de Estado, el presidente busca los recursos necesarios para ayudar a los gobiernos de Guatemala, El Salvador y Honduras a poner en práctica reformas que resuelvan la falta de oportunidades económicas, fortalezcan las instituciones y rebajen el alto nivel de violencia que devasta a la región.

Si se aprueba, la propuesta presupuestaria de mil millones se dirigiría a tres áreas básicas: promover la prosperidad y la integración económica regional; mejorar la seguridad, y promover un mejor gobierno.

El plan de Obama es una respuesta a la crisis migratoria del año pasado, cuando más de 51,000 menores de edad provenientes en su mayoría de esos países centroamericanos fueron detenidos al cruzar solos la frontera norteamericana. El éxodo de los niños tomó por sorpresa al gobierno estadounidense, aunque hacía años que se observaba un incremento en la cantidad de menores que cruzaban la frontera. Las autoridades tuvieron que asignar una enorme cantidad de fondos ante la crisis humanitaria, mientras los albergues a lo largo de la frontera rebosaban su capacidad.

Solucionar el problema migratorio atacando las causas que lo provocan es una medida acertada. Mucho mejor a esperar que se produzca otra crisis y entonces ver qué se hace. Promover el desarrollo social y económico en Centroamérica, y a la vez reducir la violencia, es menos costoso que el éxodo constante hacia el norte, y a la vez evitaría el trauma de la separación de las familias.

Pero si la propuesta recibe la luz verde del Congreso, hay que establecer mecanismos de supervisión para verificar que los fondos lleguen a donde verdaderamente hacen falta, y que el dinero no caiga en manos de políticos corruptos, lo cual ya ha ocurrido en otras ocasiones.

Como expresó el Departamento de Estado, el éxito de la propuesta de Obama no depende solo de la cantidad de dinero asignada, sino sobre todo de la disposición de los gobiernos centroamericanos a mantener sus compromisos políticos y económicos para lograr un cambio positivo en sus países.

La propuesta constituye una ayuda decisiva para resolver en su mismo origen una crisis que nos afecta a todos. Es una oportunidad que no se debe desperdiciar.

  Comentarios