Una calle inundada en la zona de Brickell después de las secuelas de la tormenta tropical Emily, el 1 de agosto, en Miami.
Una calle inundada en la zona de Brickell después de las secuelas de la tormenta tropical Emily, el 1 de agosto, en Miami. CARL JUSTE cjuste@miamiherald.com
Una calle inundada en la zona de Brickell después de las secuelas de la tormenta tropical Emily, el 1 de agosto, en Miami. CARL JUSTE cjuste@miamiherald.com