Bernadette Pardo

BERNADETTE PARDO: Cuestión de taxidermia

En esta fotografía de archivo del 16 de diciembre de 2014, un hombre sale de la sede de Uber en San Francisco.
En esta fotografía de archivo del 16 de diciembre de 2014, un hombre sale de la sede de Uber en San Francisco. AP

Según el diccionario Espasa-Calpe de la lengua española, la taxidermia es el “arte y técnica de disecar a los animales para conservarlos con apariencia de vivos. Algunas personas usan la taxidermia para conservar sus mascotas”. La comisión de Miami Dade ha perfeccionado el arte y técnica de la taxidermia aplicándola precisamente a los taxis.

Pese a que ya estamos bastante adentrados en el siglo XXI, el código local para regular este tipo elemental de transporte data de la década de los 70. El código ignora la existencia de miles de choferes de Uber y Lyft que se materializan digitalmente y aparecen cuando más los necesitas. Hoy en día hay más choferes de esta índole que taxistas, para ira de estos últimos.

Los 6,000 taxistas en Miami Dade se turnan manejando los 2,200 taxis autorizados por los llamados “medallones”. Los dueños de los medallones, que han pagado cientos de miles de dólares por estas licencias, se niegan a compartir pasajeros con los invasores de Uber y Lyft, ya que consideran que les están robando.

El derecho a la propiedad es sagrado en este país, pero los medallones no son vacas sagradas. Como saben los que practican el deporte favorito del sur de la Florida, especular con bienes raíces, no todas las propiedades se valorizan. Algunas pierden valor sobre todo cuando no se modernizan. En el capitalismo hay que ponerse las pilas porque lo que importa es la competencia y eso es lo que beneficia a los consumidores de a pie, en este caso literalmente.

Como demostró en un excelente reportaje en Univision 23 la periodista Erika Carrillo, los servicios de los invasores digitales como Uber y Lyft son más rápidos y más baratos. En uno de los ejemplos en el reportaje, una carrera entre La Pequeña Habana y el Hospital Jackson costó más de $13 en un taxi y solo $5.90 en Uber. La espera para el taxi fue de 45 minutos, el chofer de Uber llegó en solo dos minutos y el taxista terminó insultando a la reportera cuando intentó pagar con una tarjeta de crédito.

El argumento de los taxistas es que los invasores digitales les están robando el 30 por ciento de sus clientes y que no han pagado por ese privilegio. La mayoría de los taxistas en Miami Dade no tiene medallones propios y para trabajar le tienen que pagar hasta $120 al día a los dueños de las licencias. A los dueños no les interesa competir, solo eliminar la competencia y seguir cobrando.

Gracias a esta presión, por el momento los choferes de Uber y Lyft están operando ilegalmente y han acumulado miles de multas que están siendo disputadas por las compañías. En vez de fomentar esta guerra sobre ruedas ¿no sería mejor descriminalizar a los 10,000 choferes que prestan un servicio válido, eficiente y cada día más en demanda y tratar de buscar soluciones a las cuitas de los taxistas?

Eso lo han intentado sin éxito dos comisionados de Miami Dade, primero Audrey Edmondson y más recientemente Esteban Bovo, quien lamenta la falta de deseo de sus colegas de siquiera debatir el tema porque “la comisión no tiene ni las ganas ni la disposición”.

El comisionado que preside el Comité de Transporte del condado considera que Uber y Lyft podrían jugar un papel crucial para fomentar un mayor uso del transporte público y una reducción en la congestión vehicular que nos agobia. Bovo también opina que están prestando un servicio a una creciente población de jóvenes que funcionan en el mundo digital y que no quieren tener automóviles.

Para ser feliz hay que compartir. Un total de 2,200 taxis para una población de más de un millón y medio de residentes y unos 15 millones de turistas al año no son la respuesta rápida a nuestras urgentes necesidades de transporte.

A los que se preguntan por qué la comisión condal se rehúsa a abordar el tema de Uber y Lyft, los refiero a la definición de taxidermia en el citado diccionario: “Algunos la utilizan para conservar sus mascotas”.

  Comentarios