Bernadette Pardo

BERNADETTE PARDO: Una nueva Comisión

La noche en la que ardió en llamas Ferguson, Missouri, en un infierno dantesco de violencia, división e incomprensión, la comisión de Miami-Dade dio un ejemplo de unidad, generosidad e inclusión. A Dios gracias. En 1980 Miami fue un precursor en vivo y a todo color de los violentos disturbios raciales que hoy destruyen a Ferguson. Lo que ocurrió el lunes en la comisión condal y lo que no ocurrió en nuestras calles demuestra que desde entonces hemos evolucionado para bien.

El pasado lunes en Miami-Dade una elegante y elocuente comisionada afroamericana que tenía muchas opciones para convertirse en la próxima presidenta de la comisión le cedió el paso a un colega haitiano-americano que llego aquí a los 17 años sin saber inglés y comenzó lavando pisos. Gracias al gesto generoso de Audrey Edmonson, Jean Monestime fue aclamado por unanimidad como el nuevo presidente del grupo de 13 que rige los destinos de cerca de 3 millones de personas y maneja un presupuesto de más de $6,000 millones. Enhorabuena.

La comisión ahora bajo la dirección de un haitiano-americano se ha convertido en un verdadero reflejo de nuestra comunidad. Sus miembros incluyen un colomboamericano, afroamericanos, cubanoamericanos, hombres y mujeres. Seis demócratas, seis republicanos y un independiente, liberales y conservadores.

Una voz importante se ha sumado a este diverso foro. Daniella Levine Cava, inteligente abogada e incansable luchadora por los derechos de los niños y los marginados es la flamante comisionada por el distrito 8 que incluye Homestead, Palmetto Bay y los Redlands. Antes de tomar posesión, Levine Cava nos dijo que planea enfocarse en la creación de trabajos con sueldos dignos y en los problemas que enfrentan las familias trabajadoras.

El tono conciliatorio e inclusivo de esta transición lo sentó la presidenta saliente Rebeca Sosa, cuya excelente gestión merece aplausos.

Hoy en día Miami-Dade no es como Ferguson. Aquí el Departamento de Policía más grande del sureste de la nación esta racialmente integrado y entrenado en relaciones comunitarias. Lo dirige un jefe afroamericano, J.D. Patterson, con 30 años de experiencia, nacido en el hospital Jackson y entrenado por la fuerza aérea y el FBI.

Pero en momentos en que el fantasma de Ferguson nos asusta a todos la nueva comisión debería tomar nuevos pasos para prevenir una tragedia similar. En la próxima reunión la semana entrante la comisión debería darle el visto bueno al programa propuesto por el alcalde Carlos Giménez para instalar minicámaras en los uniformes de los policías del condado. En lugares en los que se ha implementado el uso de fuerza policial y el número de quejas contra policías se han reducido dramáticamente.

Todavía no estamos donde todos queremos estar. Miami-Dade dista mucho de ser una utopia. Pero es bueno saber que después de disturbios más violentos y sangrientos que los de Ferguson hemos podido construir caminos por los que todos andamos hombro a hombro.

  Comentarios