Daniel Shoer Roth

Pastor hispano de Miami enseña a discípulos en Tierra Santa

Samuel Pagán es el autor de más de 30 libros de Teología.
Samuel Pagán es el autor de más de 30 libros de Teología.

Durante sus años de enseñanza de Literatura Hebrea clásica y moderna en Miami, el aula de Samuel Pagán consistía de cuatro paredes y equipos audiovisuales modernos. Era eficiente pero árido.

En cambio, ahora tiene los montes, los valles, los desiertos, las grutas y los tesoros arqueológicos de la Tierra Santa. Recientemente, una de sus clases se llevó a cabo en las Cuevas de Qumrán, donde se hallaron los manuscritos del Mar Muerto. Otra se realizó en la Basílica de la Natividad, levantada sobre el lugar donde la tradición recuerda que nació Jesús de Nazaret.

Como misionero cristiano y erudito de las Sagradas Escrituras Hebreas, Pagán le enseña a discípulos cristianos y musulmanes de todo el mundo los valores que se desprenden del Viejo Testamento. También ha traducido la Biblia del hebreo al español moderno, en una de sus últimas versiones pastorales.

"Estudiar la Biblia en el mismo contexto geográfico en que surgió abre nuevas posibilidades de comprensión, interpretación y aplicación de su mensaje'', expresó Pagán, de 58 años, quien dejó su trabajo de profesor en el Centro de Estudios Teológicos de la Florida para aceptar su prestigiosa nueva función. "En Jerusalén, la Biblia deja de ser un libro más para convertirse en algo viviente''.

Junto a su esposa Nohemí, de 56 años, Pagán se mudó de Miami a Jerusalén el pasado febrero, como misioneros de la Junta de Ministerios Globales de la Iglesia Unida de Cristo y la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo), cuya feligresía en Estados Unidos suma cerca dos millones de miembros. En un esfuerzo ecuménico, la Junta apoya al ministerio de la Iglesia Evangélica Luterana en Jordania y Tierra Santa.

Uno de sus lugares favoritos para enseñar es la Capilla de San Jerónimo, una gruta dentro de la Iglesia de la Natividad que desde tiempos medievales se utiliza con propósitos de enseñanza. Allí fue que San Jerónimo tradujo la Biblia al latín, en el siglo IV. A esta traducción se le conoce como la Vulgata Latina.

"Es muy emocionante recibir peregrinos que desean conocer la Tierra Santa y profundizar en el mensaje bíblico'', explicó. "No todos los días un pastor hispano tiene la oportunidad de vivir estas experiencias tan significativas''.

En momentos en que la población cristiana del Medio Oriente está decreciendo por la intensa emigración hacia Occidente, ministros y profesores como Pagán estimulan la peregrinación de creyentes a las tierras bíblicas, para redescubrir su fe y celebrar una transformadora experiencia religiosa.

Pagán es el autor de más de 30 libros de Teología, entre ellos El tiempo está cerca y De lo profundo, Señor, a ti clamo. Aunque es cristiano, domina el hebreo como un rabino. Es, además, un erudito del Tanak, compuesto por la Torá o Pentateuco, los Profetas y los Escritos. Eso le ha ganado el respeto de la comunidad cristiana en su natal Puerto Rico y en el sur de la Florida, donde se desempeñó como pastor de la Iglesia Cristiana Universitaria, en South Miami.

"El es un especialista en un campo muy difícil, que es el estudio de las Escrituras Hebreas, y que un hispano no judío haya llegado hasta allí es un logro incalculable'', señaló Daniel Alvarez, académico del Departamento de Estudios Religiosos de la Universidad Internacional de la Florida, en Miami. "Además, él le ha abierto puertas a jóvenes hispanos para que entren a ese mismo campo en el que fue un pionero''.

El camino ha sido largo para Pagán, un ingeniero químico que cambió de rumbo vocacional en 1973.

"Me descubrí a mí mismo no tanto en las ciencias naturales sino en el mundo de las filosofías religiosas'', recordó. "Fue un despertar. Simplemente me sentía mejor''.

Seguir el llamado de su corazón lo llevó a lograr grados académicos en el mundo de la Literatura Hebrea y la Teología, incluyendo un doctorado del Seminario Teológico Judío de Nueva York. También culminó estudios posdoctorales de Lingüística y Antropología Cultural en la Universidad de Texas, en Austin.

Pagán sostiene que descubrió en el mensaje de la Biblia los valores necesarios para vivir una existencia renovada y con sentido de dirección.

"Esos valores incluyen la importancia de perdonar, la necesidad de demostrar misericordia, de apoyar al necesitado, de restaurar a las personas caídas y de sanar a las personas quebrantadas del corazón'', reflexionó.

En ese peregrinar, ha viajado extensamente enseñando el Antiguo Testamento, y ha ocupado el decanato académico del Centro de Estudios Teológicos de la Florida, y la dirección del Departamento de Traducciones para las Américas de las Sociedades Bíblicas Unidas, la editorial que mayor cantidad de biblias distribuye mundialmente, con oficinas regionales en Miami.

Pagán vive en el Instituto de Estudios Ecuménicos de Tantur, un centro internacional de investigación de la Iglesia Católica en Jerusalén, cuyo recinto está orientado a la reflexión y contemplación, rodeado por olivos y plantas aludidas en el Tanak, como las famosas rosas de Israel.

Con ese escenario como fuente de inspiración, se dedica a la escritura de un nuevo comentario a la Sagradas Escrituras Hebreas desde una perspectiva latinoamericana, es decir, que toma en consideración los temas y las necesidades de los creyentes y las iglesias en la región. Además, imparte clases de Literatura Hebrea en el Colegio Universitario Dar al-Kalima, en Belén, donde es el primer y único profesor de origen hispano.

"El siempre está sonriente, es muy carismático y nos estimula a aprender'', afirmó Samer Musleh, de 25 años, uno de sus estudiantes cristianos que se prepara para ser guía de turismo y necesita aprender las bases del judaísmo.

Casi cotidianamente, Pagán debe atravesar los puntos de control israelíes entre Jerusalén y Belén, que está bajo la jurisdicción de la Autoridad Nacional Palestina. Tras el volante de su coche, conduce por las angostas calles, en compañía de Nohemí, que enseña español en Dar al-Kalima. Sólo hay un semáforo y los peatones caminan delante de los autos, por las mismas sendas que caminaron los patriarcas y matriarcas de Israel. Las calles donde también predicó Jesús.

Pagán reflexiona: "Nos hemos ido enamorando de estas tierras''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios