Daniel Shoer Roth

Famoso cazador de nazis visita Miami

Dr. Efrain Zuroff, mundialmente conocido como el cazador de nazis, está de paso por Miami promoviendo su libro 'Operation Last Chance'.
Dr. Efrain Zuroff, mundialmente conocido como el cazador de nazis, está de paso por Miami promoviendo su libro 'Operation Last Chance'. el Nuevo Herald

Minutos después de que un juez croata condenó en 1999 a Dinko Sakic a 20 años de prisión por crímenes cometidos durante la II Guerra Mundial, un hombre se acercó a Efraim Zuroff y le dijo que tenía una sola palabra para decirle: "gracias''.

Zuroff, de 61 años, el famoso cazador de nazis del Centro Simon Wiesenthal, había capturado en Argentina a Sakic, líder de Jasenovac, el campo de extermino más grande de Croacia. El hombre en la corte era el hermano de Milan Boskovic, un judío al que Sakic ejecutó con sus propias manos.

"Ese fue uno de los momentos más felices en mi carrera'', dijo Zuroff el lunes en declaraciones a El Nuevo Herald, durante una corta visita a Miami para promover su libro Operation Last Chance, que condensa su odisea por llevar a docenas de nazis ante la justicia.

El libro fue presentado el lunes en la Universidad Internacional de la Florida. Zuroff también hará una lectura el martes a las 7:30 p.m. en la sinagoga The Shul of Bal Harbor, en Surfside, seguida de una firma de libros.

Zuroff, el último en la inclemente dinastía de sabuesos que persiguieron a los nazis en cinco continentes, está trabajando contra reloj, a sabiendas de que casi siete décadas después del Holocausto, pocos son los que podrían quedar con vida.

"Estamos en tiempo de descuento'', comentó Zuroff, de 61 años, aludiendo al tiempo extra que suele darse después de los 90 minutos de un partido de fútbol.

Por esa razón, en el 2002, Zuroff lanzó una ofensiva llamada Operación Ultima Oportunidad (Operation Last Chance), que ofrece recompensas de hasta $10,000 por información que lleve al castigo de criminales de guerra. El proyecto consiguió los nombres de 520 presuntos oficiales nazis, de los cuales 100 fueron cedidos a las autoridades locales.

"Encontrarlos no es lo difícil'', dijo Zuroff, que dirige la oficina del Centro Wiesenthal en Jerusalén. "El mayor obstáculo que encaramos es la falta de voluntad política de ciertos gobiernos para investigar o criminalizar los casos''.

Zuroff comenzó su carrera como cazador de nazis en 1980, cuando fue contratado por la Oficina de Investigaciones Especiales del Departamento de Justicia de Estados Unidos como su único investigador en Israel. Más adelante, estando ya en el Centro Wiesenthal, trabajó para que Canadá, Australia y Gran Bretaña aprobaran leyes especiales que permitieran la criminalización de delincuentes nazis en esos país.

El verano pasado, Zuroff sufrió uno de los reveses más frustrantes de su carrera.

Por más de dos años, el cazador de nazis estuvo siguiendo pistas sobre el paradero, en Chile, de Aribert Heim, un médico austríaco apodado "Doctor Muerte'' porque removía órganos de prisioneros judíos sin usar anestesia. El Centro Wiesenthal ofrecía $500,000 de recompensa por su captura.

Pero miembros de la familia de Heim y otros testigos le dijeron al New York Times que, en 1992, éste murió de cáncer rectal en El Cairo, donde se había asentado y, presuntamente, convertido al Islam bajo el nombre de Tarek Hussein Farid.

La policía alemana confirmó que una maleta descubierta en el Hotel Kasr el-Madina, en El Cairo, donde Heim vivió, contenía cartas, documentos financieros y legales que indiscutiblemente la vinculaban a Heim.

No obstante, Zuroff rehusó cerrar el caso pues pone en duda cualquier información que familiares de ex oficiales nazis les dan a las autoridades.

Con su labor, Zuroff quiere "llevar el mensaje de que el paso del tiempo de ninguna manera disminuye la culpa de los asesinos''.

"Las víctimas de la Shoah merecen que los asesinos sean llevados a la justicia. Se los debemos a las víctimas'', agregó.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios