Guillermo Descalzi

GUILLERMO DESCALZI: El apocalipsis de ISIS

Su misión es promover el apocalipsis musulmán. Sus miembros no quieren matar unos cuantos: Quieren matar a todos los que no sigan al Califa de ISIS, Baghdadi. Eso incluye al‘resto’ de los musulmanes.

El estado apocalíptico cuenta, curiosamente con el regreso de Jesucristo, que ‘quebrará’ la cruz y ‘convertirá’ a los cristianos. Isa (Jesús) será precedido por el Mahdi, un ‘califa en casa’, descendiente de Mahoma. Baghdadi está posicionándose para eso. Se ha declarado Califa y descendiente del profeta.

Abu Bakr Al Baghdadi, Califa, se considera líder de todos los musulmanes. Quienes no lo reconozcan serán sujetos a muerte para purificar el ummah, el pueblo de Dios. Baghdadi sigue lo que llama la Metodología Profética. Su método es simple: matar a los infieles y a los fieles que no se le plieguen.

Arabia Saudita y los Emiratos se llevan bien, o al menos no tan mal con ISIS. El fundamentalismo de Baghdadi es algo como ‘hermano’ del fundamentalismo de los wahabí en la Península Arábiga. Los wahabí son la enorme mayoría de su población, excluyendo a Yemen. Isis y los wahabí se remontan al grupo de los salafi, que recogen su nombre de los Salaf Al Sali o padres piadosos, el círculo inmediato del profeta en vida. Ambos son salafi en sus orígenes, por eso la reticencia saudí a enviar infantería contra Isis. Su pueblo puede rebelarse si van contra sus ‘hermanos’ en Isis. Lo mismo con los Emiratos. La trama es muy compleja.

Graeme Wood sugiere en la revista Atlantic que los wahabís quizás sean la única relación islámica que Isis más o menos respeta por el momento. Es que los financia su riqueza y los sauditas se niegan a combatirlos en tierra. Los demás serán degollados o quemados, el castigo de la Metodología Profética para los apóstatas.

Turquía también rehúsa enviar tropas contra ISIS. Debe tener en cuenta el apocalipsis musulmán según el cual el Califa saqueará Estambul antes de la batalla final. Después quedarán solo los de Isis en la tierra. Todos los demás serán sacrificados, y si se preguntan por qué Turquía se mantiene al margen de esta guerra, quizás sea porque, en el trasfondo oculto de su subconsciente islámico, evita provocar el saqueo de Estambul. Hay, además, consideraciones prácticas: Los kurdos iraquíes y sirios son enemigos de Isis pero los kurdos turcos también son enemigos de Turquía.

El saqueo de Estambul en el apocalipsis musulmán será seguido por la batalla de Dabiq, que para los cristianos se dará en la planicie de Megido, de donde sale Ar-Megido o Armagedón. Megido y Dabiq están relativamente cerca, ambas son planicies, una en el norte de Israel y la de Dabiq en Siria, cerca de Alepo. ¿Curioso, no?

Los escritos islámicos dicen que el ejército ‘romano’ será derrotado en Dabiq. Los romanos de hoy, según el Califa, son Estados Unidos y sus lacayos. Isa volverá después del saqueo de Estambul y la batalla final.

Baghdadi ha reactivado la Ley Coránica de los tiempos de Mahoma y los primeros siglos, una época envuelta en sangre. Especifica la espada, hoguera, lapidación y crucifixión para infieles y apóstatas.

No es difícil entender por qué le ha sido tan fácil controlar casi la mitad de Irak. Andrew Liepman, de la corporación Rand, escribe que la mayoría de sunís iraquíes ha preferido a Isis porque el ejercito iraquí se volvió sectario, chía, y los perseguía. Por eso ISIS va a ser difícil de desalojar, porque muchos sunitas los acogieron como protectores. El error está hecho. Habrá que ver cómo funciona en su más reciente ofensiva en Tikrit.

George Friedman, de Stratford, advierte que ISIS es un vórtice en proceso de absorber a Estados Unidos. Quizás esa sea la estrategia del califa, provocar su entrada con tropa en tierra para ‘su’ batalla de Dabiq.

ISIS no ha tocado Israel en lo que va de ‘su’ guerra. Serán extremistas pero no idiotas. Meterse con Israel cuesta caro, lo saben, y van a esperar antes de hacerlo. En todo caso, Jerusalén tiene planes preventivos en todo el Medio Oriente, lo que nos lleva a Irán cuyo Gran Ayatola es algo así como el anticristo del califa, su anti-Mahoma personal.

ISIS está generando un realineamiento de alianzas en el Medio Oriente. Es notable el nuevo incipiente ‘entendimiento’ de Estados Unidos con Irán. Es quizás por eso de que ‘el enemigo de mi enemigo es mi amigo’.

Las tropas de Irán podrían servir como una no muy última opción contra Isis, lo que hace desafortunada la visita de Netanyahu a hablar en el Congreso en Washington. De que va a haber un realineamiento en el Medio Oriente, lo va a haber. Nadie podrá mantenerse al margen. La guerra ya está acá y se va a recalentar. Es inevitable.

  Comentarios